Festeja Lachirioag a la Santa Cruz

Guisina, cerro sagrado

El festejo a la Santa Cruz en San Cristóbal Lachirioag, Villa AltaVilla Alta

SAN CRISTÓBAL LACHIRIOAG, Villa Alta, Oax.-Habitantes de esta comunidad festejaron el miércoles a la Santa Cruz en la cima del cerro  conocido como el  Yia-Guisi,  la primera síilaba en zapoteco significa Yia- cerro, pero Guisi no tiene significado, hay quien deduce que quiere decir guisina, que es una guayabita agridulce que produce guayabos enanos abundantes en ese cerro, por lo que se podría tratar del Cerro Guisina.

Los lugareños guardan cierto respeto a este sitio porque, desde tiempos antiguos, los abuelos le dieron una representación y lo calificaron  de misterioso, quizás porque la gente acostumbra llevar sus ofrendas para recibir  buena cosecha.

Al cerro se le atribuyen propiedades medicinales ya que lugareños acuden a él para que un familiar sane de sus males y le realizan infinidad de otros pedimentos.
El Guisina trata de un cerro que dio cobijo a los antepasados que venían buscando una nueva vida después de ser derrotados por los mixtecos en la lucha sostenida en el Valle de Oaxaca; fundaron su asentamiento en la cima de este cerro.
Relataban los abuelos que aquellos primeros pobladores no duraron mucho tiempo en aquel sitio  porque ,según la leyenda, enormes águilas se llevaban a sus hijos pequeños.

Los lugareños partieron de su lugar de fundación y  se mudaron  a otro sitio pedregoso  que encontraron mas adelante donde fundaron el actual pueblo de Lachirioag, que en español significa “llano de piedra”. 

Muchos aseguran que entre el bosque se han encontrado vestigios de  construcciones antiguas y eso prueba de que ahí existió un asentamiento humano.. y ahora es un espeso  bosque donde abundan el venado, puma y otros animales silvestres.

El día de la Santa Cruz los feligreses,  realizan el ascenso y descenso al cerro; lo importante para ellos es asistir a las misas, al convivio y, de paso, disfrutar el fandango los pegajosos ritmos que interpretaban las bandas de música. 

Después de las tres de la tarde todos los asistentes inician un descenso de más  de dos kilómetros y en procesión regresan la cruz al templo principal del poblado.