Sección 22 enseña el músculo con marcha en Oaxaca

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Miles de profesores, con apoyo de organizaciones sociales, marcharon como parte de manifestaciones por el Día del Trabajo y para la entrega de su pliego petitorio.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Líderes de telefonistas, universitarios, de organismos sindicales y de la Sección 22 encabezaron la movilización por las principales calles de la ciudad.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Variopinta marcha del magisterio por el Primero de Mayo.

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

No faltaron la pintas en edificios y bardas al paso del contingente.

MAGGIEMAGGIE

De manera subrepticia, por la puerta de atrás de teatro Macedonio Alcalá y casi sin que se percataran los agremiados a la Sección 22, el líder sindical Eloy López Hernández, entregó el pliego petitorio al gobernador Alejandro Murat.

Y cuando el gobierno despertó, el dinosáurico magisterio seguía ahí. Tras el temporal desconcierto de los más de 82 mil trabajadores de la educación por la reforma educativa y la transformación del IEEPO, la Sección 22 del SNTE despertó de nueva cuenta.

Fila interminable. Miles de asistentes, incluidos sindicatos disidentes, como el de Camino y Aeropistas de Oaxaca, o como decenas de organizaciones sociales adherentes, que simpatizan con los mentores.

Citada a las 08:00 de su “horario de la resistencia”, la megamovilzación partió 75 minutos después, del crucero de la vía federal 190, Oaxaca-Istmo, con la carretera 175 a la Sierra Juárez.

En el barullo, el grito: ¡Tortas magisteriales! ¡Tortas magisteriales! ¡Coopere con nuestro movimiento porque las finanzas están quebradas!”.

A tortas y aguas

Previo al inicio del a marcha, el anuncio en el altavoz:

“Compañeras, compañeros de los niveles auxiliares, a partir de las quincenas pasada y antepasada, no han cobrado, por lo tanto se les invita a contribuir, cooperar con ellos, consumiendo las tortas y las aguas que van a estar a la venta durante el trayecto”.

Y es que de acuerdo con los propios tutores, la venta de productos alimenticios fue la única y última alternativa para allegarse de unos cuantos pesos. O muchos.

La novedad corrió también vía redes sociales, como Whatsapp:

“A nombre de los integrantes del CES de Valles Centrales, les informamos que estamos y estaremos vendiendo en el trayecto de la marcha agua embotellada de Teojomulco y tortas de jamón, quesillo y queso de puerco a $15.00, y las de chorizo a $18.00, hechas con calidad. No nos doblegarán con la retención de salarios, confiamos en la solidaridad de cada uno de ustedes para continuar esta lucha, ¡ni un paso atrás!”.

Y las tortas y aguas fueron insuficientes ante miles y miles de asistentes. Tantos que mientras la vanguardia de la marcha llegaba al crucero del estadio de béisbol en la ciudad, la retaguardia aún no alcanzaba pasar frente al edificio del IEEPO.

¡La única no hay dos!

Ahí estaban también los que no quisieron sumarse al acto oficial de burócratas, los trabajadores de CAO. Marcha pacífica en general; algunas pintas por parte de jóvenes encapuchados.

En el crucero del IEEPO se sumaron también los de la Federación Obrera Revolucionaria de Agrupaciones Sindicales, con los de Choferes del Sur; igual los del STEUABJO, con su vilipendiada dirigencia gremial.

“¡Sección 22, la única no hay dos! ¡Sección 22, la única no hay dos! ¡Sección 22, la única no hay dos!”, el grito que cruzó toda la carretera Internacional hasta la avenida Juárez y luego la avenida Morelos, para llegar a la Alameda de León.

Pero el grito se comenzó diluir apenas arriban al zócalo, con Eloy López Hernández a la cabeza; sólo FORAS aguantó todo el tiempo, hasta el mitin de más de una hora.

Los demás ni siquiera llegaron al primer cuadro del Centro Histórico. La megamarcha no la conoció el zócalo, pues cuadras atrás, los afiliados a organizaciones sociales se separaron, firmaron su asistencia, al igual que los maestros, y retornaron a sus hogares.

Fue un 1 de mayo distinto, en que el monstruo revivió. Y que pondrá en jaque de nuevo al estado, en su tradicional quinto mes de protestas.