Mayo, mes de las Velas en Juchitán

ROSELIA CHACAROSELIA CHACA

La tradición de las velas está muy arraigada entre las comunidades del Istmo.

JUCHITÁN, Oaxaca.- Diversas velas se celebrarán en el municipio de Juchitán tan sólo en el mes de mayo, abriendo así las festividades en honor al santo patrono de la ciudad, San Vicente Ferrer, y dando pauta para otras poblaciones a celebrar sus fiestas patronales.

Las velas son celebraciones nocturnas llenas de sincretismo religioso, que se celebran en todos los pueblos zapotecas del Istmo de Tehuantepec.

Las más representativas son las dedicadas a los santos patronos de los pueblos; en Juchitán a San Vicente Ferrer; en Tehuantepec a Santo Domingo de Guzmán; en Ciudad Ixtepec a San Jerónimo Doctor; y en El Espinal a la Virgen del Rosario, entre otras.

Origen sagrado

Todos los istmeños, zapotecas, huaves, mixes, zoques y chontales, han asistido o visto por lo menos una vez una de estas celebraciones, por lo que la realización de la fiesta es por todos conocida, pero no sus raíces y significado.

De acuerdo con el investigador zapoteca Víctor de la Cruz en el libro La religión de los binnigulasa, las velas tienen un origen sagrado y prehispánico, por lo que parte citando al escritor oaxaqueño Manuel Martínez Gracida, que a finales del siglo 19 establece los orígenes de las velas.

Las velas son celebraciones nocturnas testimonio del sincretismo religioso en Tehuantepec: la vela Biaza, celebra la resurrección zapoteca primavera y la natividad de la Virgen María; la vela Bini, se dedica a Centéotl y a la Virgen del Rosario; la vela Paloma, se ofrenda a Xochiquétzal, doncella que se prepara para el matrimonio, a las parteras–otoño, así como a la Virgen de la Concepción.

Por supuesto que muchas de las velas con nombres zapoteco y por consiguiente dedicadas a una deidad zá han desaparecido, aunque persisten algunas.

En Juchitán aún sobreviven la Vela de los Pescadores, guzebenda; la del lagarto guela beñe; la de la muerte guiigu dxita.

Según el lingüista Víctor Cata, las velas se llevaban a cabo como agradecimiento a las divinidades por la vida, la salud, las buenas cosechas, los buenos tiempos. Actualmente, en el Istmo de Tehuantepec hay un sincretismo religioso producto del encuentro de los pueblos mesoamericanos con España.

Las mujeres asisten con el elegante traje regional que las caracteriza y los hombres portan guayaberas blancas y pantalón negro.

Las velas de mayo

Entre las velas programadas en El Espinal para este mes de mayo, se encuentra la Vela Primavera; la vela San Juan; la Vela San Mateo y la Vela del Rosario.

Los istmeños que han emigrado a otros lugares, como la Ciudad de México, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, Minatitlán y Coatzacoalcos, Veracruz, así como otras poblaciones, realizan sus velas en forma similar.