Exigen esclarecer crimen de activista social en Oaxaca

El activista y defensor de los Derechos Humanos, circulaba en su mototaxi cuando fue agredido.

JUCHITÁN, Oaxaca.- La Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIIDTT) y la Articulación de Pueblos Originarios del Istmo Oaxaqueño (Apoyo) exigieron castigo a los actores materiales e intelectuales del asesinato de Alberto Toledo Villalobos, quien falleciera el pasado 9 de abril en un hospital donde recibía atención médica.

Alberto Toledo Villalobos, defensor de Derechos Humanos y representante común de los usuarios de la CFE que integran el frente de resistencia contra las altas tarifas de la energía eléctrica en Chahuites, fue arrollado cuando conducía un mototaxi de la Unión de Mototaxis 12 de octubre de esa población.

La agresión

En un comunicado, narran que el sábado 8 de abril alrededor de las 20:00 horas, Alberto Toledo fue hallado golpeado y seminconsciente a un costado de la carretera -entre la colonia San José y la gasolinera de Tapanatepec- y presentaba múltiples golpes y contusiones en la cara, así como un intenso dolor en el abdomen.

Aseguran que fue perseguido por varios vehículos, mientras realizaba su ruta de trabajo; y finalmente sus perseguidores chocaron con el mototaxi destrozándolo por completo, mientras a él lo golpearon hasta dejarlo en estado de gravedad.

Fue ingresado al hospital básico comunitario de Tapanatepec a las 21:00 horas del mismo día, sin que se le brindara la atención médica adecuada y sin trasladarlo a otro hospital por la gravedad de su estado; al día siguiente fue enviado al Hospital General de Juchitán, a donde ingresó a las 11:30 horas, pero falleció a las 13:00 horas.

Defensor social

Alberto Toledo Villalobos era un acérrimo defensor del territorio contra las mineras que se piensan instalar en esa zona oriente de la región del Istmo, integrante de la APIIDTT, la Articulación de Pueblos Originarios del Istmo Oaxaqueño y pertenecía a la Red Nacional de Resistencia Civil.

El pasado mes de febrero pobladores de Tapanatepec, Zanatepec y Chahuites realizaron diversas acciones de resistencia contra la CFE, debido a que la superintendencia de la Zona Istmo no estaba respetando los Acuerdos Nacionales, entre la Red Nacional y la CFE, de no agresión y no cortes de energía a los miembros de la resistencia.

Ya había amenazas

Por su determinación en la lucha y su participación decisiva en la defensa del territorio, Alberto Toledo Villalobos llegó a recibir amenazas de muerte por medio de sicarios, que en una ocasión interceptaron su unidad para advertirle que dejará de estarse metiendo en problemas con eso de la energía eléctrica, porque ya lo tenían vigilado.

Responsabilizaron al gobierno estatal y federal por su incapacidad para dar seguridad a los defensores de Derechos Humanos.