¡Acomoda y cura!, el luchador Kráneo ofrece terapia y alivio a sus visitantes

AGENCIA REFORMAAGENCIA REFORMA

Cada una de las especialidades que maneja Kráneo tiene una finalidad.

AGENCIA REFORMAAGENCIA REFORMA

Kráneo ofrece terapia y alivio a sus visitantes, y su verdadero objetivo es ayudar.

CIUDAD DE MÉXICO.- "En la lucha libre los desarmo y aquí los armo", es la frase que lanza el luchador Kráneo, quien de sus casi tres décadas recorriendo los cuadriláteros ha dedicado 26 años a la masoterapia, la osteopatía y la quiropraxia.

Las manos con las que aplica llaves y que se han convertido en el terror del bando técnico en el Consejo Mundial de Lucha Libre son un sinónimo de alivio fuera del encordado, donde el original Alebrije se dedica a tratar lesiones deportivas, mareos, dolores de cadera y rodillas o contracturas.

"El primer hueso que acomodé fue en una lucha cuando tenía yo 22 años. A un compañero se le zafó un codo y a la hora de caer fue conmigo y me dijo: 'Mira cómo traigo la mano'. Parecía que yo ya supiera, le agarré la muñeca, agarré el codo y le acomodé el codo enseguida", recuerda en compañía de su asistente Laura Elena Salazar.

Y es que el integrante de los Invasores tenía ese don como herencia, pues su abuela y su madre también sanaban a otras personas con sus masajes.

Pero eso no era suficiente, por lo que esta calavera andante decidió especializarse en las aulas y alternarlo con el pancracio.

"Empecé en el Instituto Técnico de Preparación Física, incorporado a la Conade, las otras escuelas están en Chapingo, que es el Instituto Tzapin. No es medicina alternativa, es medicina complementaria. Diplomados que pueden durar hasta

 

Las manos con las que aplica llaves y que se han convertido en el terror del bando técnico en el Consejo Mundial de Lucha Libre son un sinónimo de alivio fuera del encordado. FOTO: Agencia Reforma

 

tres o cuatro años. Un solo año te especializas en una cosa", precisa "Masaje, masoterapia, poner ventosas. Atiendo desde el dedo gordo del pie hasta la cabeza. No es brujería ni magia, todo lleva un proceso", detalla el ex King Imperio.
Cada una de las especialidades que maneja Kráneo tiene una finalidad.

Desde la masoterapia, que se fundamenta en los masajes para conocer el estado físico del paciente, hasta la osteopatía, para buscar la corrección del organismo, pasando por técnicas tradicionales como la quiropraxia inca.

Gracias a ello, ya son siete años los que lleva sanando a todo tipo de gente que visita su consultorio en las calles de Tlalnepantla, desde deportistas, uno que otro luchador, un paciente de apenas año y medio o uno que alcanza los 92 años.
Con sólo desembolsar 350 pesos, Kráneo ofrece terapia y alivio a sus visitantes, aunque el dinero no es el mayor problema, asegura, porque su verdadero objetivo es ayudar.
"Mi filosofía es de ayudar al paciente en lo que más pueda y prefiero una recomendación con otra persona, a tenerlo cada semana quitándole su dinero y no el dolor. Es lo más importante. Buscas el no lastimar a la gente y que salga muy a gusto. Hasta ahorita, como he estado haciendo mi trabajo, día a día tengo más pacientes", asegura.

En su consultorio domina la técnica de sanar, pero sobre la lona no olvida la rudeza. Y es que Kráneo quiere validar su posición de invasor y conquistar máscaras de varios ídolos de la Arena México, como el legendario Atlantis, Último Guerrero o Mr. Niebla.

"Quería jugarme la máscara con el Guerrero, pero el esencial es Atlantis. Es el objetivo más grande. Se supone que es como el Santo, el destapador. Vamos a ver si puede con un peso completo. Lo que venga, lo que escurra es miel. Mientras me mantenga en un lugar en la lucha libre, en un lugar estelar", confía.

Para conseguirlo no deja de prepararse, y su primer paso es mejorar su condición y bajar algunos kilitos de más, pues apuesta por permanecer varios años defendiendo la esquina de los rufianes.

"Cuando ya no me vea con la aptitud de luchar, (debo) pararle también. Ser consciente de que están empujando chavos que vienen haciendo cosas locas. No necesito hacer tanta loquera para que la gente me tenga en un lugar", manifiesta
el guerrero.