Narco y talamontes incitan líos agrarios en Oaxaca

Conflictos limítrofes entre las comunidades, una de las variantes de disputas que causan ataques fratricidas.

En los 364 conflictos agrarios que existen en la entidad, de los cuales 32 están considerados como de alto riesgo, confluyen otros intereses ajenos a las comunidades como el narcotráfico, la tala clandestina y el abigeato, reconoció el asesor en materia agraria de la Secretaría General de Gobierno, Encar Manuel Zamora Domínguez.

“A veces no se quieren la soluciones en los conflictos agrarios porque existen otros intereses, como la tala clandestina, el abigeato y el narcotráfico, ésa es una realidad que no podemos ocultar, por eso es que hay que trabajar directamente con las comunidades”.

Agregó que también es necesario, a veces hacer, a un lado a las organizaciones y sus líderes que no permiten la solución de los conflictos agrarios, porque conviene a sus intereses personales y de grupo.

Luto en hogares

El ex presidente de la Junta de Conciliación Agraria, pidió a los dirigentes políticos pensar en la problemática de los pueblos y hagan a un lado sus intereses, “porque de otra forma seguirán enlutándose los hogares oaxaqueños por esta situación”.

Dio a conocer que existe una comisión interinstitucional agraria, conformada por las dependencias federales y estatales, para dar atención a los conflictos. “Porque hay que tener constantemente en la mesa de diálogo a las partes y hacer que exista un acuerdo de paz, mientras se busca la solución; porque si no se tiene en pláticas, es cuando estalla la violencia”.

LOS CONFLICTOS

364 conflictos agrarios

32 de alto riesgo

102 de mediano

228 de bajo riesgo

 

Comentó que la federación aplica el Programa de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural (Cosomer) y si los pueblos convienen una solución a través de la composición amigable se les aportan apoyos económicos a las comunidades en conflicto, de los contrario están los tribunales agrarios y ahí se van a tener que ventilar los asuntos.

-Pero la mayoría ya tiene una resolución de los tribunales agrarios.

-Sí, por lo regular hay pueblos que tienen los documentos pero el otro pueblo tiene la posesión de la tierra, entonces ese es el conflicto real. Nosotros creemos que la mejor solución es la composición amigable, porque en el tribunal forzosamente va a haber una ganador y un perdedor, en cambio en la composición amigable salen ganando los dos, llegan a acuerdos y muchas veces a partir de dividir la tierra o reconocerle al otro el derecho de posesión por medio de una indemnización al propietario. La recomendación que hace este gobierno es sentarnos a platicar y buscar las alternativas de solución.

-Pero esto no es fácil…

-No, no, hay que entrar a las comunidades a hacer un trabajo de sensibilización, hay que ir al lugar de los hechos, ver cuál es el problema real, llevar a cabo un análisis jurídico, técnico e iniciar ese proceso de insensibilización hacia las asambleas.

Zamora Domínguez citó entre los conflictos de alto riesgo los de San Juan Juquila Mixes y San Pedro Ocotepec, San Vicente Coatlán y Villa Sola de Vega, Cuilápam de Guerrero y San Pablo Cuatro Venados, San Miguel Quetzaltepec y San Juan Cotzocón, Santiago Amoltepec y San Mateo Yucutindoo, Santiago Amoltepec con Santa Cruz Zenzontepec, Santiago Amoltepec contra Santa María Zaniza, San Andrés Chicahuxtla y San Miguel del Progreso, San Vicente Coatlán y Sola de Vega, Santa María y San Miguel Chimalapa, Chiacapa de Castro con San Dionisio del Mar, entre otros.