La casa que vio crecer a Benito Juárez y que hoy es un museo

Emanuel SalinasEmanuel Salinas

Ubicado en el número 609 de la Calle García Vigil, el edificio que también es conocido como “Casa Juárez”, recibió en 1818 a Benito Juárez cuando recién llegó a la capital desde su natal Guelatao.
Esta casa fue propiedad de Don Antonio Salanueva, un encuadernador de libros y fraile de la tercera Orden de San Francisco. Hoy, en el aniversario del natalicio del Benemérito de las Américas te presentamos algunas curiosidades de este emblemático lugar.

La casa que se volvió un museo

Actualmente es posible visitar este inmueble y apreciar algunas de las características que tenían las casas durante el siglo XIX en la Verde Antequera. Una fuente al centro de la vivienda, pasillos alrededor del patio central, así como la cocina, habitaciones y despacho, se conservan en esta casa que está abierta al público como museo.

El taller de encuadernación de Don Antonio

En el inmueble se encuentra gran parte de las herramientas que utilizaba Antonio Salanueva para llevar a cabo su oficio como encuadernador: prensas, piel, y diversos artilugios para la reconstrucción o reparación de libros se encuentran en una de las habitaciones de este lugar.

Si eres mexicano, los domingos no pagas

Este museo se encuentra a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, por lo que el acceso tiene un costo. La cuota es de 50 pesos y sus horarios son de 10:00 a 19:00 horas de martes a domingos.
Recuerda que los domingos, la entrada es libre para nacionales y extranjeros naturalizados.

Benito Juárez y Margarita Maza

Cuando era adolescente, Benito Juárez llegó a esta casa en busca de su hermana Josefa, quien trabajaba para la familia Maza. Por esta razón, Juárez conoció a quien sería su esposa y con quien procreó 12 hijos.

La boda en el templo de San Felipe Neri

Ubicado en la esquina de la avenida Independencia con Tinoco y Palacios, el templo de San Felipe Neri fue el lugar donde se celebró el enlace matrimonial entre Benito Juárez y Margarita Maza, el 31 de julio de 1843. En la actualidad todavía es posible apreciar los candelabros que obsequió al templo el ex Presidente de México el día de su boda.