¿Sin plan para Semana Santa? Escápate a las playas de Oaxaca

Mario Jiménez Mario Jiménez

Oaxaca cuenta con un gran número de lugares de interés, sobre todo turístico. En el estado se pueden encontrar desde zonas arqueológicas o de gran valor histórico, hasta zonas naturales, como en las regiones de la  Sierra y la Costa.

Las playas son quizá los sitios más concurridos, al menos por vacacionistas que buscan escapar de la rutina y refugiarse en el clima cálido y la inmensidad del mar. Por ello te compartimos algunas de las principales bahías que debes visitar en la Costa oaxaqueña.

Mazunte, hogar de las tortugas marinas

Aunque su extensión no supera el kilómetro, recientemente fue nombrado Pueblo Mágico y gracias a que las tortugas eligieron esta playa para depositar sus huevos, aquí se encuentra el Centro Mexicano de la Tortuga; en este espacio se estudian y se exhiben a siete de las ocho especies de tortugas que existen en el mundo.

Punta Cometa, una vista sin igual

Se ubica en el mismo Mazunte, es considerado como un “cerro sagrado” y es que este lugar podría ser la mejor ubicación para observar los amaneceres y puestas de sol que hay en el Pacífico. La historia asegura que fue utilizado como un fuerte militar por los aztecas. Las imágenes que abundan en la web son una clara invitación para conocer esta maravilla orgullosamente oaxaqueña.

Playa Mermejita y su arena negra

Gracias a los diversos minerales que la componen, entre ellos la magnetita y la obsidiana volcánica, la arena de esta playa adquiere tonalidades oscuras y  además se trata de un territorio prácticamente virgen.

Zicatela, el destino de los amantes del surf

Gracias a su gran oleaje, esta playa, que pertenece a Puerto Escondido, se ha convertido en una de las favoritas de muchos deportistas internacionales. Cada año, en noviembre, diversos surfistas nacionales e internacionales se dan cita en esta región para cabalgar sus olas.

Playa Carrizalillo, ideal para buceo con snorkel

Se trata de una bahía con una extensión que no supera los 300 metros y gracias a que su oleaje es suave, muchos aprenden a surfear en sus aguas. Por otro lado es un espacio para poder observar diversas especies marinas gracias a un farallón de rocas que han creado un hábitat perfecto para distintos peces y corales.