Es Verónica una luchadora

JULIO SANCHEZ LEONJULIO SANCHEZ LEON

Ha formado a dos grandes gladiadores de la selección oaxaqueña de lucha olímpica en Oaxaca.

Verónica Martínez ha sacado adelante a sus hijos como empleada del servicio de limpia de la ciudad de Oaxaca,  labor que desempeña con enorme cariño, compromiso y orgullo...

Termina una larga jornada en el gimnasio y cae otra presea para Oaxaca, una alegría más para el estado.

José Carlos y Wilfrido Martínez se colgaron el bronce tras sostener duros y aguerridos combates en el estilo libre de lucha olímpica. Tienen sangre guerrera.

Son integrantes de la selección de Oaxaca que han brindado satisfacciones al estado con sus medallas en Olimpiada Nacional y campeonatos nacionales de federación pero detrás de esos logros y triunfos, hay una gran mujer…Verónica Martínez: su mamá.

José Carlos y Wilfrido, reconocen su esfuerzo, agradecen su apoyo y la impulsan a seguir. FOTO: Julio Sánchez León

Además, también es juez de la federación mexicana de luchas asociadas, una actividad que le permite ayudarse en el gasto familiar y también estar de cerca en el apoyo a sus hijos en competencias estatales, regionales o nacionales.

“Me siento muy orgullosa de mi trabajo como jardinera, lo realizo con mucho empeño y agrado. Me siento feliz de desempeñarlo porque gracias a eso puedo sacar adelante a mi familia”, externa Verónica mientras se le enrojecen los ojos y hace una pausa porque está a punto de soltar el llanto.

Y es que la vida no ha sido fácil para una madre soltera que ha demostrado ser una de las guerreras de los hogares oaxaqueños.

Mientras sostiene su escoba a un costado del área que le corresponde limpiar, a un lado de ese árbol donde asegura sus herramientas de trabajo, añade su satisfacción contribuir para que la ciudad luzca una mejor imagen.

“Es importante que se mantengan limpios los espacios. Me agrada ver mi ciudad limpia y ordenada, que no haya mucha basura porque eso contamina a las personas que pasan por este canal, donde transitan ancianos, niños, deportistas, etcétera”.

Conocen la lucha

Una situación complicada en su familia provocó que ingresara a sus hijos al Internado Ignacio Mejía de la Villa de Etla, donde cursaron parte del nivel primaria.

Esos difíciles momentos contenían una agradable sorpresa para su futuro, ya que fue ahí donde José Carlos, de ahora 14 años de edad y Wilfrido, de 16, conocieron la lucha olímpica en el taller de esta especialidad, disciplina que les enseño el entrenador Dionisio Arenas Cruz.

Tras dejar el internado, siguieron su preparación en el Gimnasio Ricardo Flores Magón y posteriormente se integraron a la selección en el Centro Estatal de Deportes de Combate de Oaxaca (Cedecom) con los entrenadores Arturo de Jesús y Noé Chávez Ramírez.

El jueceo

Durante su actividad como juez en los torneos de luchas asociadas. FOTO: Julio Sánchez León

Fue hace cuatro años cuando Verónica debutó como juez de la federación mexicana de lucha, su primera Olimpiada Nacional fue en el 2013, en Veracruz. Su responsabilidad en el equipo de jueceo era lo que denominan pary-master, es decir, se encarga de la elaboración de gráficas y estadísticas.

“Ha sido una satisfacción muy grande como madre y en el aspecto personal porque aprendes cosas nuevas, situaciones distintas.

“En un inicio no sabía que existía la lucha olímpica, ahora te puedo decir que estoy enamorada de este deporte que nos ha dejado muchas satisfacciones.

“Es un orgullo no solo por mis hijos sino por todos los niños que entrenan en Oaxaca. Es una disciplina muy bonita, en la cual mis hijos han aprendido a ser respetuosos, honestos, disciplinados e incluso independientes.

“Además, les ha permitido conocer otros estados y vivir grandes experiencias cuando ganan, y cuando pierden aún más porque eso les enseña a que necesitan trabajar más fuerte”, menciona mientras el sol de la mañana comienza a caer con mayor autoridad.

Para completar el gasto

Comenzando su jornada laboral. FOTO: Julio Sánchez León

Verónica Martínez aprovecha sus tiempos libres para seguir creando actividades que representen ingreso al hogar, por ello elabora bolsas tejidas en malla para vender, así como productos cosméticos por catálogo.

La jardinera adscrita a Servicios Municipales del H. Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez se levanta muy temprano para preparar todo y tener listo lo que requieran sus campeones para irse a la escuela; una motoneta que tuvo la oportunidad de adquirir con facilidades le permite transportar a sus hijos a la escuela o a los entrenamientos.

Ser madre y padre

No es fácil ser madre y padre, reconoce Verónica, quien se siente bendecida por haber superado momentos bastante duros en la economía familiar pero en todo momento ha contado con el apoyo e impulso de sus gladiadores.

“Ha sido complicado ser padre y madre pero creo que de la mano de Dios, que nunca nos abandona, seguimos adelante. Él nos da la fortaleza para poder seguir y guiar a nuestros hijos. Y en esta vida nada es fácil, si así lo fuera cualquiera lo haría.

“En las dificultades que nos toca vivir en la vida diaria con la escuela, con la casa y los gastos, Dios no nos ha abandonado. Hemos pasados por situaciones muy difíciles y le agradezco a mis hijos su apoyo” dice al tiempo que se le corta la voz y las lágrimas son inevitables.

Y así, llorando de orgullo, alegría y esperanza, continúa: “es muy importante la fuerza que ellos me dan; son mi motor, mi orgullo; los amo con todo mi corazón; gracias a ellos conocí la lucha olímpica, a la cual le tengo mucho amor porque nos ha dado grandes satisfacciones”.

Adquiere su plaza

Tuvo la oportunidad de ser madrina de la Virgen de Juquila en la reciente celebración de su sindicato, el 3 de Marzo.

Verónica tiene apenas año y medio como integrante del Sindicato 3 de Marzo, ya que primeramente pasó el proceso de suplente para adquirir su plaza.

En días pasados fue madrina de la Virgen de Juquila en la celebración de dicha organización gremial, donde la acompañaron sus hijos y madre para disfrutar en familia.

Dulce, uno de sus nombres que pocos conocen, es una entusiasta jardinera, una mujer que lucha en el día a día y que forman parte de esas personas de la sociedad que son orgullo de una ciudad, de un estado, de un país entero.

EN CORTO:

Nombre: Dulce Verónica Martínez García

Lugar de nacimiento: Oaxaca de Juárez, Oaxaca.

Fecha de nacimiento: 11 septiembre 1982

Edad: 34 años

Padres: Gumecinda García Mijangos y Carlos Jacobo Martínez

Hijos 2: José Carlos y Wilfrido Martínez