La charrería, más que un deporte

VÍCTOR HUGO VILLANUEVAVÍCTOR HUGO VILLANUEVA

Una de las habilidades de los hombres del campo se muestran en las manganas a pie.

VÍCTOR HUGO VILLANUEVAVÍCTOR HUGO VILLANUEVA

Con el paso de la muerte se da fin a la fiesta de la charrería.

VÍCTOR HUGO VILLANUEVAVÍCTOR HUGO VILLANUEVA

Las manganas a caballo.

La campiña mexicana, la cría y el pastoreo del ganado no sólo se convirtió en un deporte nacional, ya que a partir del primero de diciembre del año 2016, la charrería fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

El presidente de la Unión de Asociaciones Charras del Estado de Oaxaca, Víctor Javier López Mendieta, mencionó que para todos los que practican la charerría "es un orgullo el haber obtenido ese reconocimiento internacional", que no sólo beneficia a la charrería, sino a todo México.

López Mendieta comentó que en sus orígenes, la charrería facilitaba la convivencia entre los ganaderos de diferentes zonas del país. Actualmente, asociaciones y escuelas siguen transmitiendo ese arte ecuestre y vaquero tradicional, en las competencias conocidas como charreadas, en las que hombres y mujeres muestran su destreza en las diferentes suertes de arrendar y jinetear yeguas y toros.

FALTA MAYOR DIFUSIÓN

Javier López Mendieta, presidente de la Unión de Asociaciones Charras del Estado de Oaxaca.

El también presidente de la Asociación de Charros de Tlalixtac, mencionó que a pesar de que la charrería está considerado como el deporte nacional, falla una mayor difusión de esa fiesta que nació del trabajo en el campo.

"Si bien es cierto, que cuando se habla de charrería, la gran mayoría de los mexicanos saben de lo que se habla, es poco el número de personas las que conocen a ciencia cierta cual es el significado y lo que representa cada una de las nueve suertes de la fiesta la charra", consideró el directivo.

Señaló que en ese trabajo de difundir la práctica de la charrería deben estar involucrados "quienes practicamos el deporte nacional, y los gobiernos federal, estatal y municipal".

UN RETROCESO QUE LA CHARRERÍA  SE ELIMINE DE LA OLIMPIADA NACIONAL

El presidente de la Unión de Asociaciones Charras del Estado de Oaxaca consideró que es un retroceso que el deporte de la charrería se elimine de la Olimpiada Nacional en el

Y es que en el año del 2016, por vez primera el deporte la charrería fue incluido como deporte de exhibición en la máxima competencia del deporte infantil y juvenil del país, "lo que sirvió de foro para que nuestro deporte se conociera por más personas, e invitar a nuevas generaciones a practicar una disciplina con raíces en el campo mexicano".

Si bien es cierto, que en esa primera edición no se contó con la participación de todos los estados,  eliminar la charrería de la Olimpiada Nacional  "es un retroceso", con una decisión tomada en el escritorio por  funcionarios de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, así como los directores de los institutos y comisiones estatales del deporte".

ESCUELAS DE CHARRERÍA

Se forma una nueva generación de practicantes de la charrería.

Javier López Mendieta mencionó que la charrería es un deporte económicamente caro, porque se practica con animales, y el ganado es costoso. Sin embargo, también puede ser económico para quienes desean practicar y aprender ese deporte.

Y es que por instrucciones de la Federación Mexicana de Charrería se han abierto escuelas de charrería en diferentes puntos del país.

En el Lienzo Charro de Tlalixtac de Cabrera siempre hay una persona dispuesta a enseñar la campiña de manera gratuita a quienes asisten a ese espacio.

"En el año 2016 se realizaron pocas charreadas en Oaxaca, pero en este año hay interés de realizar un mayor número de competencias con acceso gratuito al público en general, para que se pueda conocer nuestro deporte nacional", comentó López Mendieta.

Con el inicio de año se realizó la Charreada de los Tres Reyes, en la que se tuve la asistencia de un gran número de niños, que asistieron a festejar el Día de Reyes, en un ambiente de campiña mexicana.

Suertes a caballo

La suerte de jineteo de yegua.

Durante la época de la Colonia, sólo los españoles y criollos tenían permitido montar a caballo, pero debido a lo extenso de los territorios y las grandes cantidades de ganado, los hacendados, se vieron en la necesidad de emplear a mestizos e indígenas en las faenas del campo. Estas faenas se realizaban a caballo y con reatas, naciendo así las suertes Charra

CALA DE CABALLLO: Consiste en demostrar la buena rienda del equino. Comienza con la punta, que es detener el caballo a todo galope partiendo desde el fondo del partidero, dentro de un rectángulo. Siguen los lados y medios lados, y finaliza con la ceja, que es recular al caballo en línea recta desde el rectángulo hasta una distancia de entre 40 y 50 metros.

PIALES EN EL LIENZO: Consiste en lazar a una yegua de las patas y detenerla, esto con una soga que se amarra a la cabeza de la silla. La yegua parte desde el fondo de la manga del lienzo, y el charro montado a los 30 metros y mínimo a cuatro metros de la distancia del contralienzo, avienta la reata para capturar las patas de la greñuda. Si es pial, rápidamente amarra la soga a la cabeza de la silla hasta que detiene la carrera de la yegua. Del roce entre la soga y la cabeza sale una espesa humareda con el olor característico de la charrería: el fuste quemado.

COLAS: Que tiene diferentes versiones y consiste en derribar toros jalándolos de la cola desde la propia montura.

JINETEO DE TORO: Consiste en montar a un toro y resistir todos los reparos que este le mande al charro.

TERNA EN EL RUEDO:Tienen cabida dos suertes, mismas que son independientes una de otra, la primera de ellas llamada Lazo Cabecero y el cual como su nombre lo dice, consiste en lazar a un toro de la cabeza, para enseguida continuar con la suerte de pial de ruedo que consiste en lazar las patas del novillo para con ayuda del lazo cabecero derribarlo, esta es la suerte más antigua de la charrería.

JINETEO DE YEGUA: Es lo mismo que el jineteo de toro, nada más que en este caso es un equino.

MANGANAS A PIE: Es la suerte en la que el charro laza las extremidades delanteras de la yegua para lograr derribarla.

MANGANAS A CABALLO: El mismo caso que la suerte anterior, pero en esta suerte montado en su cabalgadura; en estas dos suertes se realiza el floreo de soga con el objetivo de ganar puntos. Regularmente se hacen resortes, arracadas y espejos, rematando de rodada, máscara, bigotona y de desdén.

PASÓ DE LA MUERTE: Consistente en pasar de un caballo arrendado que va a pelo a una yegua bruta a todo galope.