Maquila en Nochixtlán, se le caen los pantalones

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

La Virgen de Guadalupe, testiga de la sobrevivencia

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

La maquiladora Nochixtlán 2000

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Los cortes para ensamblar los pantalones de mezclilla.

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

De más de 200 trabajadores, ahora quedan un poco más de 30 personas.

ASUNCIÓN NOCHIXTLÁN, Oax.- El shock económico provocado por los atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, alcanzó a la maquiladora de ropa Nochixtlán 2000.

De los 18 mil pantalones de mezclilla de marcas estadounidenses que confeccionaba a la semana en su época de gloria durante los últimos años del siglo pasado, esta empresa enclavada en la mixteca oaxaqueños ahora produce, cuando mucho, mil 200 prendas.

Antes, su planta laboral alcanzaba los 250 trabajadores, pero hoy en día sólo emplea a 35 personas.

“Sobrevivimos con mucha dificultad, apenas tenemos trabajo”, dice el encargado de la maquiladora, Alberto Cruz Miguel, como para retratar las circunstancias.

Los pantalones de marcas reconocidas elaborados en la época de auge

La maquiladora fue fundada en 1994 por medio de la Sociedad de Solidaridad Social Nochixtlán Siglo XXI, durante el sexenio del gobernador Diódoro Carrasco Altamirano, cuando los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León apostaban al desarrollo de las comunidades indígenas en la transformación de textiles a ropa.

Con el financiamiento del Fondo Social Banamex y el Banco Interamericano de Desarrollo, la maquiladora comenzó su apogeo en 1995 ante los acuerdos signados para la elaboración de miles de prendas con el Grupo Libra, otrora líder de la industria textil.

Fue tal la producción y la calidad de las prendas que la factoría recibió varias distinciones y llegó a convertirse en una de las mejores del país.

De hecho, aquí se confeccionaban los pantalones de mezclilla de las marcas estadunidenses Donna Karan, Express, Kmart, Gold, Dkny Jeans y Route 66, entre otras, que encargaban al Grupo Libra, mediante contratos específicos, por ser un producto de exportación, aprovechando las ventajas del incipiente Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El acuerdo con el Grupo Libra nos permitía producir miles de pantalones de mezclilla; llegaba el corte y aquí se ensamblaban para su venta posterior en los Estados Unidos y en cualquier parte del mundo. En la ciudad de Oaxaca pudimos encontrar algunas prendas que aquí hacíamos”, cuenta.

El declive llegó en el 2003, tras los atentados terroristas a las Torres Gemelas de dos años antes, porque fueron una de las causas de la mayor crisis económica en los Estados Unidos y, en consecuencia, se redujo el comercio internacional del vecino país del norte.

“No es que hayan dejado de confiar en nosotros; lo que pasó es que las marcas estadounidenses ya no firmaron más contratos (con el Grupo Libra). Eso, ha originado la disminución de la producción”, refiere.

De esta manera, después de producir 18 mil prendas a la semana, ahora la maquiladora confecciona mil 200, pero ya no necesariamente pantalones de mezclilla sino también chalecos y chamarras de gabardina o vinilo.

“Como ya no tenemos una producción comprometida, o sea, un acuerdo o contrato con una empresa, hacemos ahora prendas de todo tipo. La calidad del producto entregado nos ha ayudado a que nos den trabajo”, señala.

Semiparálisis

La planta casi vacía

Aunque la contracción de la producción, también trajo consigo un descenso en la mano de obra y la paralización de alrededor de 100 máquinas.

“Ahora, tenemos 35 personas laborando, aunque quisiéramos meter más, no podemos porque no hay garantía de trabajo. De las 180 máquinas, 80 están trabajando; son las suficientes para sacar los encargos que se tienen, aunque algunas necesitan de mantenimiento”, asienta.

Una posibilidad de hacer resurgir la maquiladora fue la elaboración de uniformes escolares, sin embargo, la anterior administración estatal prefirió su confección en otros estados.

“Del gobierno, no hubo nada; en un principio se interesaron, aunque finalmente las condiciones no se dieron y los uniformes se hicieron fuera de Oaxaca. No hubo ningún apoyo directo para nosotros”, lamenta.

Damnificados del 19 de junio

Los pocos trabajadores que quedan en la maquiladora

Ante este panorama de crisis económica, pero también por nuevos escenarios, como la violencia sucedida el 19 de junio pasado en esta municipalidad, la reactivación de la maquiladora luce alejada y requerirá de un nuevo esfuerzo de la entrante administración estatal.

“Las condiciones del estado y de Nochixtlán nos afectan; se necesita del respaldo del gobierno estatal para traer a empresas que confíen en la mano de obra trabajadora y capacitada de la maquiladora, para que aquí hagan sus productos y no en otras partes”, detalla.

De lo contrario, la planta estará condenada a cerrar sus puertas.

“Si no hay interés del gobierno para la reactivación y por lo menos elaborar cinco mil prendas a la semana, existe un grave riesgo de cerrar. Apenas sobrevivimos, nuestros números están al día”, termina.

De la bonanza al declive

“Llegué a la maquiladora en 1994 cuando era grande; tenía el cargo de supervisora, pero con el paso del tiempo se vino abajo y ahora hago el trabajo normal para la elaboración de un pantalón. Un pantalón sencillo nos tarda unos 15 minutos, pero un poco más cuando tiene modelaje, fantasías o carteras. Gracias a este trabajo saqué adelante a mi hijo porque soy madre soltera; no le faltó lo necesario en la casa. Necesitamos que el gobierno estatal nos ayude a reactivar la planta porque genera empleos en el pueblo”: Herminia Díaz Ortiz, trabajadora.

Trabajo informal

“Desde hace 20 años trabajo en la planta; entro a las ocho de la mañana y salgo más o menos a las seis de la tarde. Este trabajo me ha permitido sacar adelante a la familia; somos cuatro, mi esposa, dos hijos y yo. Cuando no hay mucho trabajo salgo a la calle a conseguir de pintor de casas. A eso me dedico también; por eso queremos que nos ayuden para volver a echar a andar en grande la planta”: Enrique Cruz Pérez, trabajador.

Confección y...corte

En Oaxaca, las pequeñas y medianas empresas textiles apenas representan 1 de cada 12 firmas de ese segmento productivo

26.8% alimentos, bebidas, tabaco

8.5% textil

9.6% productos para la construcción

29.3% servicios turísticos

10.3% productos madera

15.5% otros

Fuente: Elaboración NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca con datos de la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE)