Culpan a eólica por bloqueo en Santa María del Mar

ROSELIA CHACAROSELIA CHACA

Aquí no se vive, se sobrevive.

JUCHITÁN,Oaxaca.- El proyecto eólico que tenía contemplado la empresa Mareña Renovable en la franja de Santa María del Mar fue lo que desató el bloqueo terrestre y la invasión de 1.500 hectáreas por parte de San Mateo del Mar, así lo indicó Demetrio Martínez Robles, ex comisariado de Bienes Comunales de Santa María.

Esta situación crítica que hace una semana añadió tres muertes al conflicto agrario, tiene al pueblo de Santa María sin energía eléctrica desde hace dos años cuando, después del bloqueo del único camino carretero, los habitantes de Santa Cruz, agencia de San Mateo, les derribaron los postes de la CFE y se robaron los cables.

A pesar de la exigencia al Gobierno Estatal y Federal para resolver el problema y reconectar la energía, no se ha logrado convencer a San Mateo de permitir la reactivación del servicio público.

“No logran resolver el asunto de la energía eléctrica por San Mateo, no se puede concretar el proyecto de una nueva línea eléctrica por San Dionisio, aquí nos dicen que no hay dinero. El gobierno nos dice siempre que no hay dinero para nada en San Mateo[...] nos tienen abandonados”, argumentó Martínez Robles.

También se planteó la construcción de una granja solar en dos hectáreas, las cuales ya fueron donadas por el Comisariado de Bienes Comunales, esto como alternativa a la falta de energía convencional, pero nuevamente el gobierno argumentó que no posee dinero para concretar el proyecto.

SOBREVIVIR AL SITIO

La falta de agua potable es otra de las carencias, pero todo quedó en la construcción de un tanque elevado mas el sistema de bombeo para completar la obra nunca apareció, por lo que la comunidad sigue sin agua potable y toman de pozos artesanales.

Los huaves exigen también la conclusión de la clínica de salud, un espacio que a la comunidad le urge tener para mejorar el servicio pues la que existe es pequeña.

Mientras esperan la respuesta de las nuevas autoridades, los habitantes no pueden salir en esta temporada de fuertes vientos, no tienen electricidad, ni agua potable, servicio médico de calidad, mucho menos servicio educativo.