Establece Conafor programa de apoyos forestales exclusivos para mujeres

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Sólo el 22 % de mujeres en Oaxaca es dueña de las tierras que trabaja.

Por primer año, la Comisión Nacional Forestal (Confor) a través del Programa Nacional Forestatl (Pronafor) 2017 estableció un programa específico de apoyo para aprovechamiento forestal en cuyos procesos estén involucradas las mujeres en la toma de decisiones.

Roberto Bautista Hernández, responsable del departamento de producción de la Conafor, explicó que las mujeres podrán tener acceso a los apoyos del programa sólo a través del núcleo agrario.

El apoyo podrá aplicar tanto para los proyectos liderados por mujeres como para los que tengan a mujeres participando en los procesos de producción.

A manera de ejemplo indicó que empresas que desarrollan juguetes de madera pueden hacer un planteamiento para la adquisición de maquinaria, equipo, capacitación y puesta en marcha. El monto máximo del que éstas empresas podrán disponer es de 2 millones de pesos.

Parte de los requisitos es comprobar la posesión legal de las tierras, una propuesta técnica, la presentación de documentos básicos del representante agrario, así como la propuesta en concreto de la incorporación de las mujeres.

Bautista Hernández, señaló si bien no hay estadísticas concretas al respecto se sabe que a nivel nacional sólo el 26 por ciento de las mujeres han alcanzado el derecho agrario.

Datos del Diagnóstico de la Posición de las Mujeres Indígenas en cuanto a la Tenencia de la Tierra en Oaxaca”, indica que en este caso es del 22 por ciento, cuatro por ciento menos que la media nacional.

En años anteriores se apoyaba a las comunidades con la integración de mujeres en la toma de decisiones pero ahora éstos serán prioritarios

Desde el Reglamento de la Ley sobre Repartición de Tierras y Constitución del Patrimonio Parcelario Ejidal de 1925, están presentes en la legislación los derechos agrarios de las mujeres. Su derecho fue ratificado en la Ley Federal de la Reforma Agraria de 1971, mediante el reconocimiento como “ejidatarias o comuneras, en igualdad de condiciones que los hombres”.

La Reforma al Artículo 27 Constitucional, publicada el 6 de enero de 1992, dio por terminado el reparto agrario y sentó las bases para regularizar y dar certidumbre sobre la tenencia de la tierra, a través del Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares (PROCEDE), después, con el Fondo de Apoyo para los Núcleos Agrarios sin Regularizar (FANAR), sin incidir sustancialmente en la mejora de la condición de la mujer.