Proyectos de ZEE deben respetar decisiones de asambleas comunitarias: Lona

REYNALDO BRACAMONTESREYNALDO BRACAMONTES

El obispo Arturo Lona lamentó que algunos dirigentes sólo busquen beneficios personales.

Los programas a desarrollarse en Oaxaca, específicamente en el Istmo, no deberán ser un nuevo modelo de conquista o esclavitud para los pueblos indígenas, y en este caso, los de viabilidad social deberán ser consultados directamente con los nativos, sin injerencia de extraños, señaló el obispo emérito de la Diócesis de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes.

Para que haya "piso parejo" yo también me reservaría de intervenir, y que sean los propios los que opinen y decidan, precisó.

En opinión de monseñor Lona, los proyectos de la Zona Económica Especial (ZEE), incluidos los mineros y eólicos, deberán pasar el "filtro" de las asambleas comunitarias, como órganos máximos de autoridad.

Sí a la consulta libre

Si los gobiernos federal y estatal le apuestan a una nueva relación con los pueblos indígenas de Oaxaca, deberán tomar en cuenta la voluntad y las decisiones de las comunidades, señaló.

"Sí, a la consulta libre, previa e informada en las comunidades indígenas, pero sin la intromisión de extraños que se infiltran en la vida interna de los pueblos, y que sólo buscan satisfacer intereses económicos para beneficio personal", anotó.

Dirigentes extraños a las comunidades como Carlos Beas Torres, de una organización denominada Ucizoni, han alterado la armonía de muchas comunidades, dijo.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno tienen que actuar para que ese individuo saque las manos de las comunidades indígenas, agrega el fundador del Centro de Derechos Humanos Tepeyac, de Tehuantepec.

Beneficio justo comunitario

Para el obispo emérito de la Diócesis de Tehuantepec, "los indígenas no están peleados con el desarrollo, siempre que obtengan un beneficio justo, no ventajoso. Hoy, los indígenas, particularmente del Istmo de Tehuantepec, están más organizados y difícilmente permitirían nuevos despojos.

A la luz de los programas anunciados para Oaxaca, en el marco de la ZEE, los gobiernos están obligados a llevar la información completa y clara a los indígenas, permitir que analicen los proyectos y decidan, sin injerencia de extraños, si los aceptan o no, agregó Lona Reyes, en entrevista en el templo de San Matías, en la ciudad de Matías Romero, Istmo de Tehuantepec.

En los casos donde los proyectos abarquen a dos o más comunidades, el trato debe ser de pueblo a pueblo, sin presiones y sin manos de extraños. El nuevo gobierno de Oaxaca deberá tener mucho cuidado para no dialogar con intermediarios.

El obispo Lona lamentó que algunos dirigentes de organizaciones como la Ucizoni, sólo buscan beneficios personales y contaminan la armonía de los pueblos.