Detectan alto índice de ataques de alacrán

IVAN FLORES NORIEGAIVAN FLORES NORIEGA

El piquete del alacrán puede llegar a ser maortal.

Un total de tres mil 907 personas recibieron una picadura de alacrán, principalmente en la región de la Mixteca, donde el mortal insecto atacó a dos mil 301 personas, sin embargo ninguna de las víctimas falleció, según el informe anual hasta la semana 46 de la Secretaría de Salud (SSO).

La región cálida de la Costa fue la segunda que mayor número de sucesos de este tipo registró con setecientos 77, seguido de los Valles Centrales con 600 sesenta casos por 125 del Istmo de Tehuantepec, 29 en la Sierra y sólo 15 en la Cuenca del Papaloapan.

En el informe anual, el jefe de la unidad de epidemiología, José Omar López Ortiz, señaló que la intoxicación por picadura de alacrán, es un problema de salud de notable importancia en Oaxaca, y requiere: información oportuna y completa de la morbilidad y la mortalidad, de las condicionantes ambientales; de los recursos para la atención y existencia de biológicos; del registro y tipificación actualizada de las especies de alacranes diferentes en el Estado.

Tratamiento

Los médicos recomiendan que el manejo del paciente atacado por alacrán cambió radicalmente, gracias al mejor entendimiento de los mecanismos de acción molecular del veneno en el organismo.

Antes se utilizaban antihistamínicos o se administraban esteroides, pero actualmente, el consenso indica que, el tratamiento debe ser sintomático, atendiendo las manifestaciones que se vayan presentando.

Clasificación

El informe de la SSO, también señala que el veneno contiene proteínas, péptidos tóxicos, lípidos, nucleótidos, sales orgánicas y aminoácidos. Otros compuestos de interés son la hialuronidasa, la cual favorece la penetración del veneno y la 5 hidroxitriptamina, de la cual depende la producción del dolor y el edema en el sitio de la picadura.

Moderada: Además de lo anterior, uno o más de los siguientes: sialorrea, sensación de cuerpo extraño en la faringe, nistagmus y fasciculaciones linguales.

Severa: Puede aparecer: marcha atáxica, convulsiones tónico-clónicas, parálisis del paladar blando, disartria, dificultad para enfocar imágenes, lagrimeo, visión de halos rojos, ceguera transitoria, vómitos, fiebre, parestesia facial, dolor retroesternal, molestia vaginal, dificultad para la micción, priapismo, disnea, hipertensión, taquicardia y, en algunas ocasiones, bradicardia y edema agudo pulmonar; puede ocurrir la muerte.