Boquerón de Tonalá, reserva amenazada

Mixtecos, 30 años de defender riqueza natural
CARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZCARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZ

Los vigilantes del Boquerón de Tonalá, fundamental para la conservación de las especies.

CARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZCARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZ

Aspecto de El Boquerón de Tonalá que cuenta con un listado florístico de 285 especies y un registro de 380 especies de fauna

CARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZCARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZ

Don Toño, recorre los senderos en el Boquerón de Tonalá en actividades de vigilancia y conservación.

CARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZCARLOS HERNÁNDEZ LÓPEZ

Sitio de hormigas León: son hormigas carnívoras, el lugar que habitan es también una trampa para atraer a sus presas.

Oaxaca.- El Boquerón de Tonalá, situado en la Mixteca oaxaqueña, es uno de los ecosistemas más importantes de Oaxaca y del mundo. La Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp) explica que ello es por su extensa distribución y porque representa aproximadamente el 40 por ciento de la cobertura vegetal mundial.

Esta selva caducifolia resguarda una inmensa diversidad de especies de flora y fauna. Pero también historia, misticismo, religiosidad, remedios medicinales y leyendas.

Antonio Gilberto Olivera, Don Toño, va a la cabezadel recorrido; es vigilante del Comité de Conservación de Flora y Fauna de Santa Catarina Tonalá, agencia del municipio de Santo Domingo Tonalá. Cada cuando se detiene el recorrido. “Ahí hay un pochote” – señala – “en 1913, en tiempo del hambre, fue usada la raíz para mezclarla con la masa (de maíz) y elaborar tortillas”.

Se avanza cuesta arriba en plena montaña por uno de los senderos que los lugareños conocen como caminos reales, “construidos en la época de los herreros”.

El área de protección de flora y fauna Boquerón de Tonalá hace referencia a una división del terreno ocasionada por una ruptura geológica y la separación de las capas terrestres. Es un cañón impresionante, con paredes de aproximadamente cien metros de altura a lo largo del cual corre el río Mixteco, conocido en la zona como río Salado, y que atraviesa el cañón en su totalidad .

Una de las bellezas de esta área es precisamente la parte alta de esta zona montañosa y cuyo corredor asemeja una enorme serpiente. La leyenda dice que un guerrero tenía a su amada en un pueblo al otro lado de la montaña, pero la serpiente le impedía su paso; decidido, tomó su arma y, de un sólo golpe, la partió. “Este es el motivo por lo que esta culebra está partida. Es el Boquerón de Tonalá”, narra Rubén Juárez Contreras, técnico de la Conanp.

Riqueza natural

Aquí se han enlistado 285 especies de flora y 380 especies de fauna. Siete especies de flora y 56 de fauna silvestre se encuentran catalogadas bajo riesgo. La biznaga de Tonalá (Mammillaria tonalensis) en la categoría de amenazada y el palo santo (Fouquieria ochoterenae), en peligro de extinción, ambas endémicas.

Oreganillo, usado en la gastronomía oaxaqueña.

 

La primera vez que se tuvo registro de la mammillaria tonalensis, fue por la investigación realizada por un holandés en la zona conocida como las Cuevas de las Flores, donde existen pinturas rupestres.

Los investigadores se dieron cuenta de que, probablemente, en ese lugar era el templo de la Diosa Nueve Caña, quien transfiera el poder a Ocho Venado Garra de Jaguar para conquistar y unificar todos los pueblos de la Mixteca. El palo santo, un árbol verde y de franjas negras o grisáceas con espinas, fue el árbol con el que se hizo la corona de espinas de Jesucristo, según la leyenda local.

Fauna en peligro

Entre la fauna en peligro de extinción está el tigrillo y bajo amenaza el leoncillo, la serpiente mazacuata y la iguana negra. Por su importancia ecológica y económica sobresale el venado cola blanca, especie de suma importancia para el Área Natural Protegida aunque no está considerada en algún estatus de amenaza. Pero también se encuentran pumas, jaguarundis, el lagarto enchaquirado y murciélagos endémicos.

Desde 1987, el municipio de Santo Domingo Tonalá inició acciones y actividades encaminadas a la conservación de la fauna y flora. Para ello, algunos habitantes locales conformaron un grupo de vigilancia comunitario denominado Consejo Municipal de Vigilancia de la Fauna y la Flora (Comuvifaf).

El objetivo principal fue evitar la caza ilegal del venado cola blanca, recurso sobreexplotado y con reducción critica en su población. A este primer esfuerzo se integró, en 1997, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). A partir de 2002 se inició el proceso de creación el Área Natural Protegida (ANP) a la zona del Boquerón de Tonalá.

“Nos apoyamos mucho de la gente. Realizan actividades de limpieza y se está construyendo una torre para vigilancia, porque tenemos una zona de un ecosistema sensible al fuego”, explica Rubén Juárez.

El 22 de septiembre de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto en el que se establece como Área Natural Protegida en la categoría de Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) a la zona conocida como Boquerón de Tonalá.

La zona cuenta con una superficie de 3 mil 912 hectáreas y el objetivo principal es salvaguardar el hábitat de cuyo equilibrio y preservación depende la existencia, transformación y desarrollo de especies de flora y fauna.

“La iniciativa es de 1975”, dice Zeferino Ortiz Ponce, quien formó parte del comité de conservación de Santa Catarina Tonalá en 1986: “ya casi no había venado, a veces lo teníamos en la puerta de la casa. Antes había mucho jaballí, chachalacas, guacamayas”.

José Santiago Velasco, biólogo de la Conanp, explica que para la conservación se enfocan en los mamíferos medianos y grandes, principalmente a los felinos. "Son especies indicadoras, su presencia dentro de la montaña significa que los servicios ecosistémicos que se obtienen de ella son benéficos para los humanos.

Árbol conocido como "aceitillo", usado por los pobladores para cuidar las heridas.

 

“Los servicios ecosistémicos son la regulación climática; la principal: captación de agua y la purificación del aire. Y al proteger a estas especies, al mismo tiempo protegemos aquellas que coexisten con ellos”.

Y la variedad en El Boquerón de Tonalá, agrega Rubén Juárez, tiene una importancia biológica muy alta y dentro de los servicios hay plantas que son para ornato, medicinales, usos religiosos.

“Tratamos de convertir todo nuestro entorno en dinero y a veces estas selvas muchas gentes las ve y dice, no pues no hay maderas finas, no hay maderables, no vale. Pero es porque no vemos todos esos valores ecosistémicos y todos los servicios que nos dan, que brindan a la naturaleza”.

Reserva ecológica

El Boquerón de Tonalá ofrece al espectador una belleza en la que sobresale el bosque tropical caducifolio, con su flora y fauna características.

Cuenta con un listado florístico de 285 especies y el registro de 380 especies de fauna.

Siete especies de flora y 56 de fauna silvestre se encuentran catalogadas bajo alguna categoría de riesgo en la Norma Oficial Mexicana Nom-059-Semarnat-2010.

Palo Santo, la leyenda local señala que con este árbol de elaboró la corona de espinas de Jesucristo.

 

Lista de especies en riesgo: la biznaga de Tonalá (Mammillaria tonalensis) en la categoría de amenazada y el palo santo (Fouquieria ochoterenae), en peligro de extinción, ambas endémicas de México.

Entre la fauna en peligro de extinción está el tigrillo, bajo amenaza el leoncillo, la serpiente mazacuata y la iguana negra.

La reserva mixteca

El Área de Protección de Flora y Fauna Boquerón de Tonalá se estableció mediante el Decreto Federal publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de septiembre de 2008.
Se localiza en el municipio de Santo Domingo de Tonalá, en el estado de Oaxaca, con una superficie total de 3 mil 912.

Riqueza amenazada

285 especies de flora

380 especies de fauna

7 especies de flora en peligro

56 especies fauna silvestre bajo riesgo.