El Mogote, joya arqueológica en el olvido

FOTO: EMILIO MORALES FOTO: EMILIO MORALES

FOTO: EMILIO MORALES FOTO: EMILIO MORALES

FOTO: EMILIO MORALES FOTO: EMILIO MORALES

AGENCIA SAN JOSÉ EL MOGOTE, Guadalupe Etla, Oaxaca.- Considerada en las investigaciones y por arqueólogos como la ciudad base para comprender el desarrollo cultural y social de Monte Albán, el complejo ancestral arquitectónico de San José  El Mogote sobrevive al abandono e indiferencia por parte de las autoridades federales y estatales.

Ha pasado más de medio siglo antes del nacimiento de Cristo desde el esplendor de esta aldea prehispánica y aún no se sabe con certeza de todas las riquezas que alberga.

Desde su descubrimiento en 1978, el conflicto recurrente al que se enfrentan es la falta de una asignación presupuestal por parte de la federación y la administración estatal, así como del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para poder continuar con las excavaciones en la zona.

 

Apoyo de pobladores

Vecinos de la población, incluso la propia autoridad local, reconocen que “si El Mogote aún está de pie y no ha sido víctima de saqueos, es gracias al apoyo de los 800 pobladores que viven en esta agencia municipal, pues desde hace años aprendieron a organizarse para darle mantenimiento a los nueve mogotes encontrados”.

San José El Mogote es una comunidad que aún conserva sus usos y costumbres sin tener una pertenencia étnica específica. Sus tres principales calles están empedradas, labor que se hizo bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pues donde se encuentra el asentamiento humano es en gran parte la zona arqueológica.

Datos históricos de la agencia señalan que San José El Mogote es una secuencia cultural que comienza en el año 1500 antes de Cristo; en su descubrimiento y trabajos por personal del Inah se encontraron  evidencias sobre las características de los espacios privados y públicos en las primeras comunidades sedentarias, la conformación de sociedades estratificadas, la aparición de la especialización productiva y el comercio a larga distancia, entre otros aspectos.

 

 

Orgullosos de su herencia

Se sabe que hacia el 1150 a 850 A. C., la extensión ocupada de San José El Mogote fue de 30 hectáreas y se caracterizaba por plataformas revestidas con mampostería de piedra de río, así como por los primeros bajorrelieves de piedra con representación abstracta de aves de rapiña y felinos.

María del Pilar, integrante del Comité del Museo Comunitario, explica que el pueblo se siente orgulloso de la herencia que les dejaron sus antepasados; “aquí conservamos más de tres mil 500 años de historia; a través de evidencias tangibles, tenemos el privilegio de admirarlas y conocer sus orígenes, pero queremos que cada vez sean más los visitantes que conozcan el pueblo y sus sitios arqueológicos”, indica.

 

 

Museo Comunitario, sin financiamiento

Bajo esa premisa, hace más de 20 años, la población creó su Museo Comunitario, espacio adaptado en la hacienda El Cacique, donde se resguardan piezas de gran valor histórico; sin embargo, sus encargados comentan que en su mayoría, las vasijas y piezas de ornamentación que se encontraron durante las excavaciones de dos tumbas fueron recogidas por el INAH, sin que hoy sepan de su paradero.

Desde el agente municipal, Jaime Francisco Pérez Jiménez, hasta los integrantes del Comité del Museo y los vecinos del lugar reconocen que han pasado varios años sin que hayan escuchado de alguna campaña publicitaría para atraer turistas a esta agencia del Distrito de Etla.

En las oficinas del museo no hay ni un solo tríptico o cartel que haga referencia a la zona arqueológica. En el exterior, son pocas las agencias de viaje que promocionan este destino.

 

 

Figuras de dioses

Entre las piezas prehispánicas que destacan por su valor histórico y tamaño, se encuentra el Dios del Fuego, conocido por los nativos como "El Diablo enchilado". Es un brasero de la época de Monte Albán II. Fue encontrado en una caja de ofrenda de mampostería  excavado en 1978.

Los imponentes muros de este inmueble también albergan una figura de jade encontrada en el Montículo 1 del Mogote, mide 49 centímetros de altura y pesa 9 kilos.

La pieza más grande por su peso de este museo corresponde a una estela del cautivo preclásico que tiene labrada una figura humana desnuda con los ojos cerrados, la boca abierta y volutas de sangre que emergen del pecho y en los pies muestra su nombre y calendario.

Realizada entre los años 700 y 500 antes de Cristo, la pieza parece conmemorar la victoria de un gobernante  de San José El Mogote sobre otro Señor de la región.

Hacienda El Cacique

Este espacio también es conocido como la Hacienda de El Mogote, la Hacienda de San José y la Hacienda de El Cacique.

Sus colindancias la señalan como la primera casa fincada en la zona del Valle de Etla. Llegó a tener una extensión territorial de 367 hectáreas. En su entorno se extendieron propiedades como la Hacienda de Guadalupe, de 797 hectáreas; la Hacienda de Dolores, de 324 hectáreas; la Hacienda Molinos de Lazo y la Hacienda Alemán. El último hacendado de esta imponente construcción vivió en 1930, se trató de un holandés que se llamó Luis Alhurs.

Actualmente, su templo católico forma parte del casco de la Hacienda El Cacique, al igual que la escuela primaria y el inmueble que ocupan las oficinas de la agencia municipal.

 

 

Su primer visitante

En la población recuerdan con cariño al que según sus registros históricos podría ser el primer visitante de esta zona arqueológica; se trata del fotógrafo extranjero Constantine George Rickards, quien se presume arribó a la comunidad en 1909, junto con el investigador Ignacio Bernal y Lorenzo Gamio.

Las primeras investigaciones formales fueron dirigidas por el arqueólogo Kent V. Flannery de la Universidad de Michigan, quien incluyó a los pobladores de El Mogote en los trabajos de excavación.

Su economía

En aquellos dorados atardeceres prehispánicos, el sustento material de los habitantes de El Mogote provenía de la agricultura, la caza de venados, jabalíes y conejos, la pesca y la recolección. Cultivaban maíz, calabaza, chile y aguacate.

Algunos objetos encontrados en las excavaciones muestran que en San José El Mogote practicaban intercambios comerciales; como monedas de cambio ocupaban conchas de mar, huesos y dientes de animales.

Zona arqueológica

Se compone de nueve montículos; el principal se encuentra en la parte posterior del templo católico.

Para saber

200 piezas alberga el museo

800 habitantes tiene actualmente

En 1976 abrieron por primera vez un espacio para colocar las pocas piezas que no se había llevado el INAH y para 1990, repararon una exhacienda a la que llamaron "El Cacique", donde se encuentra actualmente el museo comunitario.

Ubícalo

San José El Mogote se encuentra a 25 minutos al noroeste de la capital oaxaqueña, sobre el camino a Nazareno Etla.