"Laatzi Duu", el mejor bosque del país en la Sierra de Oaxaca

El bosque y la riqueza natural del municipio de San Juan Evangelista Analco, son los mejores de Oaxaca, así lo demuestra el galardón que les entregó el Gobierno Federal, por el adecuado manejo de sus recursos maderables y la eficiencia de sus acciones en materia de restauración.

El Premio Nacional al Mérito Forestal 2016, los coloca en el país, junto con otras ocho comunidades nacionales, como los más eficientes promotores y ejecutores de la Silvicultura Comunitaria.

Analco es una comunidad que por tradición conserva sus bosques. Aquí, trabajar en el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales se convierte en una tarea de todos los días. Desde los más pequeños del preescolar, hasta los adultos de más avanzada edad, saben que tienen que cuidar el monte que les fue heredado por sus ancestros.

En la comunidad serrana, la desgracia natural que vivieron en 2010 cuando una falla geológica causó afectaciones y deslizamientos de tierra en 12 viviendas, fenomeno que obligó a la reubicación de más de 15 familias, quedó en el olvido. Hoy, es tiempo de celebrar que el trabajo que iniciaron desde 2005 sobre el manejo adecuado de la superficie natural ya cosechó sus primeros triunfos.

 

 

A MÁS DE 10 AÑOS

Para esta comunidad, la silvicultura comunitaria inicia de forma seria a partir de 2005, cuando se elabora su plan de ordenamiento territorial comunitario, que consistió en la adecuada distribución del uso de la tierra: áreas urbanas, de conservación, turismo, para la producción forestal, áreas agricolas y de trabajo de restauración.

Este ordenamiento motivó a los participantes a implementar medidas para la restauración de áreas degradadas por la presencia del gusano descortezador.

El asesor técnico de la comunidad, Filemón Manzano Méndez explicó que el proyecto presentado por Analco incluye el desarrollo comunitario a través de la gobernanza forestal, conservación de la biodiversidad con la participación de los comuneros, pero principalmente de las mujeres, representando así un trabajo de equidad e inclusión.

En este municipio que colinda con Santa María Jaltianguis y San Juan Atepec, las autoridades de bienes comunales y sus habitantes, no puede ejecutar ningún proyecto o realizar algún tipo de trabajo en el bosque, sin antes pasar por el consenso de la asamblea del pueblo. Se trabaja buscando el bienestar del pueblo que se heredará a las futuras generaciones.

ÁRBOLES PLAGADOS

El presidente del Comisariado de Bienes comunales, Rogelio Manzano Sosa reconoce que una parte de trabajar para el cuidado y mejoramiento del bosque ocurrió en 2006, cuando se inició la poda de árboles plagados.“No entendíamos porqué cortarlos, pero los técnicos nos explicaron que se trataba de una plaga silenciosa y viejo enemigo de los bosques, se trataba del gusano descortezador”.

Para los integrantes de este comité, está fue la parte más dura por la que jamás imaginaron que tendrían que pasar. “Ver un árbol tumbarse no fue cosa fácil, fue triste, nos dolió en el alma y el corazón. Hubo críticas por ver la poda de árboles, esa ocasión se tiraron 300 ejemplares de cientos de años”, reconoció.

Para 2009, la plaga del gusano volvió a regresar y nuevamente el panorama desalentador invadió el ánimo de la comunidad. Al menos mil árboles centenarios fueron derrumbados.

LA LEGALIDAD

El triunfo que hoy coloca a la comunidad como un ejemplo en el manejo forestal en todo el país, sentó otros de sus cimientos con el Estatuto de Uso de Suelo y Bosque de 2010, invalidando los acuerdos asumidos en asamblea con la redacción del estatuto de 1995.

“Fue todo un movimiento social, mucha gente sentía que se quedaba fuera. Muchas comunidades piensan y entienden que la tierra no es nuestra, pero la tierra es nuestra. A nosotros nos pasó, no teníamos porque pelear con nadie. La tierra es de donde nace nuestra comunidad”, indicó.

Esto dio paso, a que en 2013 se autorizara el programa de manejo forestal maderable dando atención a cuatro aspectos importantes: el aprovechamiento forestal ordenado, la protección del agua, la conservación de especies de flora en riesgo y la restauración de áreas degradadas.

“Lo que estamos haciendo va más allá de 10 años. Es difícil entender el correcto cuidado del bosque, pero es una tarea que cada uno en Analco ya aprendió y sabe que tiene que cuidar los árboles, los mantos acuíferos y a la fauna de animales”, enfatizó, el especialista en temas forestales.

 

 

LAS ETAPAS SIGNIFICATIVAS

Arturo Vázquez López, es el miembro más grande de la autoridad de Bienes Comunales, desde su experiencia señala que la oportunidad de trabajar en el bosque les ha enseñado a que todos tienen la importante tarea de cuidar el medio ambiente.

La comunidad cuenta con el apoyo de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en este 2016 por más de 860 mil pesos para la certificación forestal tanto nacional como internacional, caminos forestales, servicios ambientales e innovación tecnológica.

San Juan Evangelista Analco se suma a las comunidades de San Juan Lachao, Ixtlán de Juárez, San Pedro el Alto, Pueblos Mancomunados y Santa Catarina Ixtepeji que en anteriores ediciones han ganado en diferentes categorías el Premio Nacional al Mérito Forestal.

EL RANKING NACIONAL

Nuestro país ocupa el primer lugar del mundo en el manejo comunitario de bosques certificados como sustentables, tanto en zonas templadas como tropicales. Existe una superficie certificada de 792 mil 275 hectáreas, acreditada por el Consejo de Manejo Forestal, y una producción, certificada también, de 1.23 millones de metros cúbicos de madera.

Oaxaca tiene una superficie forestal de 6.3 millones de hectáreas; de las cuales, 6.1 millones se conforman de bosques y selvas. Los Ejidos y las Comunidades son propietarios de 5 millones de hectáreas de los bosques y selvas del estado.

Un dato importante es que más del 80% de los ecosistemas forestales, en los que  se concentra gran parte de la biodiversidad, es de propiedad ejidal y comunal. Los habitantes de estas zonas son, en consecuencia, los dueños de una importante riqueza biológica.