Pobladores de Cuatro Venados condenan agresión y exigen respeto a su territorio

Habitantes de las comunidades zapotecas El Rebollero, Los Arquitos y Río Minas, que pertenecen al municipio de San Pablo Cuatro Venados, rechazaron las versiones que los acusan de “paracaidistas” e indicaron desconocer en qué términos se firmó el Convenio Definitivo de Conciliación Agraria.

En primera instancia, los pobladores desmintieron el posicionamiento de las autoridades de San Pablo Cuatro Venados y las de Cuilápam de Guerrero, “que más de una vez nos han tachado de ‘paracaidistas’; nuestros documentos demuestran lo contrario”, afirmaron.

Rechazan Convenio de Conciliación Agraria

Los manifestantes indicaron que el pasado 12 de julio de 2021, la Secretaría General de Gobierno de Oaxaca, mediante la Junta de Conciliación Agraria, convocó a representantes federales de la Secretaría de Gobernación e INPI, a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), personal de la Procuraduría Agraria, de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO).

Dicha reunión, señalaron los inconformes, tenía por objetivo “atender y dar puntual seguimiento a las problemáticas que se presentan en las comunidades por límites de tierras”; respondiendo que quienes habitan en las comunidades de El Rebollero, Los Arquitos y Río Minas, nunca han generado un conflicto.

Acusaron que la firma del Convenio Definitivo de Conciliación Agraria, llevado a cabo entre las autoridades municipales de Cuilápam de Guerrero y San Pablo Cuatro Venados es ilegal, por “no consultar a las personas que vivimos en este territorio y que pertenecemos al municipio de Cuatro Venados”.

 

Indígenas niegan ataques

Los habitantes de El Rebollero, Los Arquitos y Río Minas afirmaron que la autoridad de Cuilápam, el pasado 6 de julio, aseguran haber trabajado con la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable y de la Procuraduría Agraria, en la revisión del proyecto “Libramiento Sur”, del cual no han presentado información y los acusaron de haber detonado armas de fuego.

Rechazaron esta versión y acusaron que el 5 de julio de 2021, un helicóptero sobrevoló y aterrizó en su territorio y que un día después, alrededor de 15 camionetas se internaron en el bosque y gente que era parte de esta caravana, comenzó a disparar.

Indicaron que no son nuevos los ataques en su contra, pues el 31 de mayo, 1 y 2 de junio de 2019 fueron atacados. “Destruyeron nuestras viviendas, quemaron nuestras cosechas y se robaron lo que pudieron”, indicaron y señalaron que existen seis carpetas de investigación.

“A más de dos años de los hechos, no hemos tenido ningún informe sobre el avance de las investigaciones que la Fiscalía se supone está realizando en contra de las autoridades municipales y agrarias de Cuilapám de Guerrero y demás agresores”, señalaron.

 

Acusan a autoridades de incentivar la violencia

“Al no haber información amplia y clara sobre las concesiones mineras que se han emitido en nuestro territorio, ni informar ampliamente sobre otros proyectos que pretenden imponernos, con lo que la autoridad no hace más que propiciar e incentivar el conflicto y la violencia”, acusaron.

De igual manera, indicaron que el pasado domingo 11 de julio de 2021, se llevó a cabo una asamblea general en la cabecera municipal de San Pablo Cuatro Venados, Zaachila, en la que presuntamente acordaron “abiertamente, atacarnos nuevamente y desaparecernos de nuestras comunidades El Rebollero, Los Arquitos y Río Minas, pertenecientes al municipio de San Pablo Cuatro Venados”.

Responsabilizaron de cualquier tipo de agresión hacia las comunidades o hacia ellos a: Adulfo Ramírez Ramírez, presidente municipal de San Pablo Cuatro Venados; Crescencio Jiménez Ramírez, síndico municipal de San Pablo Cuatro Venados; Joaquín López López, comisariado de Bienes Comunales de San Pablo Cuatro Venados; Salomón Jiménez y Ángel Ramírez, ex comisariados de Bienes Comunales de San Pablo Cuatro Venados.

Finalmente, afirmaron que “lo que está en riesgo no solo es nuestra vida como comunidad; es el bosque y el agua, vital líquido que tanto carece nuestro estado y que es fundamental para la vida; lo que está en riesgo es la vida”.