Recomiendan cuidar ingreso familiar ante tercera ola de contagios de COVID-19

La tercera ola de contagios del virus SARS-CoV-2 (COVID-19), así como la inflación que se registra a nivel nacional, establecen un escenario económico incierto que debe llevar a las familias a estar preparadas con un manejo cauteloso de sus ingresos, señaló el director de la facultad de negocios de la Universidad Anáhuac, Antonio Amauri González Sosa.

“Hay que ser precavidos, muy cautos en la forma en la que se utiliza el dinero. Por un lado, estamos atravesando todo un riesgo del coronavirus por hospitalización que esto requiere de dinero que hay que prever. Por otro lado, está el tema inflacionario. Hay que utilizar el dinero de una forma adecuada para evitar complicaciones en el gasto familiar”, destacó.

El especialista indicó que el país acumuló tres meses continuos de precios al alza, lo anterior -dijo- está relacionado con lo que ocurre a nivel internacional derivado de la misma pandemia.

En México -agregó- de acuerdo con lo dicho por Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda, el repunte en la inflación que afronta la economía del país es temporal.

“La realidad es que no hay información muy puntual para saber si esto va a seguir aumentando o se va a volver a reestablecer. Las cosas no se ven como muy claras de lo que va a pasar”, destacó González Sosa.

En el plano local, el especialista consideró que Oaxaca está enfrentando de manera adecuada la pandemia. Apoyado con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en su Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), destacó que la entidad creció un 4.5 por ciento al cierre de 2020 con un impulso fuerte en actividades secundarias, es decir construcción y manufactura.

Esto -dijo- esta asociado fuertemente a la deuda de 3 mil 500 millones de pesos, adquirida por el gobierno estatal, que se destinaron a obras. “Una de las formas en la que se evita que una economía disminuya es inyectándole inversión”, sostuvo.

Por otro lado -apuntó- no se debe de perder de vista que Oaxaca es una entidad con uno de los más altos porcentajes de personas en la informalidad, siete de cada diez, lo que vuelve a las personas muy vulnerables a los cambios de la economía.