Recordando a Rius

ESTAS LETRAS QUE LEES

El pasado 20 de junio se conmemoró un aniversario del natalicio de Eduardo del Río, quien pasaría a ser recordado en la historia (en especial de la nacional) con el pseudónimo de Rius. En vida fue un monero, activista político de izquierda y simpatizante comunista; acompañaba sus escritos con una fuerte crítica a las doctrinas neoliberales mexicanas, la política norteamericana, la Iglesia Católica, entre otros temas sociales, siempre tomando el punto de vista desde el socialismo comunista, una postura que mantendría hasta su desencanto, con lo que terminó siendo la revolución cubana, con la publicación de "Es una lástima, Cuba en 1994"; a partir de ese momento inició una fuerte crítica contra la corrupción, la burocratización y la represión del gobierno de Fidel Castro.

Durante los años 60, Rius se inició dibujando en revistas y en periódicos, algunas veces sobre temas políticos; su primera participación la hizo en el semanario Ja-Ja y de ahí su despegue comenzó hasta llegar a colaborar en todas las publicaciones más importantes de México. Fue el creador de dos historietas famosas: "Los Supermachos" y "Los Agachados", caracterizadas por numerosas críticas al gobierno mexicano. Después de este éxito, hizo muchos libros, todos ilustrados y escritos a mano y que abarcaban diferentes tópicos de política, vegetarianismo, religión, filosofía, música.

Sus libros son muy populares, principalmente por el humor característico de Rius, lo cual llama la atención general de los lectores, por su simplicidad al tratar temas muy complejos de manera sencilla y por la agudeza intelectual del autor.

Como anécdota interesante,  durante una visita que realizaron a Cuba tres periodistas mexicanos, tuvieron la oportunidad de entrevistarse con el Comandante Ernesto Guevara, quien al enterarse que se encontraba frente a la delegación mexicana, se apresuró a preguntar: “Bueno, ¿quién es el tal Rius?” Ante la sorpresa de todos, el Che resultó un ávido lector y conocedor de las historietas que él realizaba y por lo menos media hora de la entrevista fue dedicada a los personajes creados por el caricaturista mexicano. A partir de ese momento, comenzó a firmar algunos de sus libros como "el tal Rius".

Sus éxitos y larga carrera hicieron de él un punto de referencia para las nuevas generaciones de caricaturistas políticos en México, muchos de los cuales iniciaron sus trabajos en las revistas que Rius fundó durante los años 1990, en revistas de humor político como "El Chahuistle" (que se entiende como una plaga de insectos) y "El Chamuco" (El mismísimo satanás), además de participar en revistas o semanarios de análisis político como Proceso, Siempre!, Sucesos o Política; en periódicos tanto derechistas como de izquierda: El Universal, Ovaciones, La Prensa y La Jornada. Además de ser el creador de la saga de títulos “Para principiantes” en la cual se hace uso de la caricatura para explicar temas de amplia profundidad intelectual.

De su trabajo podemos decir que sus ilustraciones se caracterizan por un trazo ágil y espontáneo, de ejecución rápida y directa (él mismo se refería a su trabajo como «horrorosos monos»), pero que dotó a sus historietas de una frescura característica.

También se caracteriza por situarse dentro de de la línea realista, perfilando a sus personajes a partir del menor número posible de recursos, permitiendo al lector reconocer inmediatamente al político cacique y al honrado trabajador. Los fondos de las viñetas están resueltos a través de líneas sencillas. De estar vivo, habría cumplido 87 años de edad.