Presencia del turismo en Oaxaca afectada por incremento de casos de COVID-19: Hoteleros

El presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, José Rivera Espino indicó que ante el incremento de casos de COVID-19 en una posible tercera ola de contagios, la presencia del turismo se ha visto impactada.

Hasta hace un par de semanas el sector hotelero tenía una expectativa positiva en torno a la temporada vacacional de julio por las reservaciones registradas. Ahora todo es incierto, pues además de paralizarse temen que la entidad retroceda en el semáforo epidemiológico, actualmente en verde.

Otro de los puntos negativos -agregó- es que, al igual que en el inicio de la pandemia, algunos municipios con oferta turística pudieran cerrar sus accesos para evitar contagios entre su población. Si bien hasta el momento esto sólo ha ocurrido en Santo Domingo Ingenio, que no es un punto turístico, un repunte de contagios podría llevar a que esto ocurra, consideró.

“Hemos visto que los casos van aumentando, creo que se dejaron a un lado los protocolos y salimos a las calles como si nada, lo hemos visto. El tema de la vacunación hizo que la gente bajara la guardia y creyéramos que el hecho de estar vacunados era prácticamente imposible que nos contagiáramos. Eso no es así. Sabemos que si las cifras nuevamente son alarmantes las comunidades van a tomar sus medidas pertinentes, no van a dejar que vayan más allá y eso pega directo al sector turismo”, destacó.

Hasta el momento las reservaciones se mantienen con miras a estar en un 45 por ciento en los hoteles durante los días más altos de vacaciones. La recuperación económica no ocurrirá en julio como se había vislumbrado.

Lo que sigue -apuntó- es retomar los protocolos de manera estricta y llamar al turismo a seguirlos, principalmente en lo que se refiere al uso del cubrebocas y sana distancia.

A su juicio, a estas alturas de la pandemia y las consecuencias económicas que ha dejado, no sería posible que los establecimientos comerciales nuevamente decidieran retroceder en sus actividades comerciales y cerrar o recortar horarios.

“La economía tiene que seguir, los casos van a seguir activos y esto depende de nosotros como ciudadanía. El gobierno ha hecho su parte, sin embargo, meter a todos bajo control es algo casi imposible”, resaltó.