¿Por qué algunas mujeres defienden a los canallas?

CONSULTORIO DEL ALMA: CUENTA CONMIGO

Por Alejandro José Ortiz Sampablo / Primera de siete partes

Miedo y silencio

Semanas atrás sostuve una charla telefónica con una cara amiga, hablamos de distintas cosas, aterrizamos en un tema que en semanas pasadas cobró relevancia en el medio del espectáculo.

La presunción, un mal necesario

¿Por qué algunas mujeres defienden a los hombres canallas?, fue una de las interrogantes que se hizo presente en la plática; de ahí, mi querida amiga me comentó sobre la denuncia de abuso sexual que realizó Frida Sofía (modelo y cantante) en contra de su abuelo Enrique Guzmán. Ella tiene 29 años y los hechos de los cuales acusa al cantante sucedieron en su infancia. El último enunciado puede ser motivo de reproche, pues según las leyes que amparan a nuestro país, la forma correcta sería escribirlo manifestando una presunción y no una afirmación. Sin embargo, he de suponer que para toda persona que ha sido víctima de un abuso, el que la ley trate al culpable como presunto, es motivo de pena y enojo. Pero habrá que entender que la presunción de inocencia no es un principio de interpretación ni una regla probatoria, es un derecho con significado práctico durante el proceso penal, que garantiza protección especial a las personas acusadas de algún delito.

Casos entre mil

Esta nota trajo a mi pensamiento otros dos casos públicos: el más reciente, el de la agresión en contra de la docente de la Universidad Autónoma del Estado de México cometida por Octavio “N”. Que dicho sea de paso, el salvaguardar la identidad del agresor al nombrarlo de esa manera llega a ser ofensivo, pues en este caso, por lo que se alcanza a escuchar en el audio, él no tiene el menor empacho en propiciarle daño físico y psicológico a su víctima.

El otro caso es el que tomó relevancia luego que los cineastas Guillermo Del Toro y Alfonso Cuarón se solidarizan con dos jóvenes que denunciaron al “psicoanalista” Gabriel Vallejo Zerón por abuso sexual. Fue a partir que la joven Paulina Landeros rompió el silencio, que salieron a la luz los actos de abuso sexual y manipulación que esta persona cometía y cometió no solo en contra de ella, también hacia otras mujeres que eran sus pacientes.

El silencio, garantía de los abusadores

Los tres casos tienen un común denominador, el silencio de las víctimas del cual se beneficiaron los victimarios. A pesar de que como comenté, en el primer caso se puede aplicar la presunción, la joven demoró varios años para poder hablar de ello. En el segundo, en el audio que se hizo viral, se escucha a la profesora suplicar a su pareja le permita cortar la clase, creo podemos plantearnos una pregunta: ¿De no haber sido difundido el audio por sus alumnos, la profesora hubiese hecho la denuncia?, pues podemos suponer que no ha sido la primera vez que el hombre comete agresiones en contra de ella. En el tercer caso, en el video donde la joven denuncia, menciona lo que la hizo romper el silencio, a pesar del temor que sentía al poner en peligro su vida.

Para muchos, es absurdo que las víctimas callen por tantos años, algunos incluso las llegan a culpabilizar al pensarlas como cómplices. Esos comentarios son entendibles si tomamos en cuenta que quienes realizan tales juicios lo hacen desde su moral y visión del mundo, pues desconocen las leyes a las que obedece el alma, a pesar que sus efectos alcanzan plena manifestación en su vida cotidiana.

Continuará el lunes…

¿Quieres saber más? Pide informes a los teléfonos 951 244 7006/951 285 3921 y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

No te pierdas el Curso radiofónico sobre La angustia, el único afecto que no engaña. ¡Escúchanos! Los viernes en punto del mediodía a través de Facebook Live a través de https://www.facebook.com/RadioUnivas.

[email protected]