Denuncian fraude en financiera de Tuxtla Gutiérrez

Daniela Grajales Daniela Grajales

La mañana de este martes, un grupo de personas se dieron cita a las afueras de una financiera ubicada en la 5a. Poniente y 1a. Sur en el centro de esta ciudad capital, donde denunciaron el presunto fraude, el señor Luis Villarreal, señala que les pedían contratar un seguro de acuerdo al monto solicitado.

Dijo que para acceder a un crédito tenía que hacer un depósito, de nueve mil 624 pesos para pagar un seguro de vida y un seguro del fondo del capital que le sería otorgado, con la promesa de que a los 30 días siguientes le entregarían su crédito financiero.

“Nos pedían las cantidades de acuerdo al contrato, por  ejemplo 300 mil pesos, se hacía el convenio por 9 mil 624 pesos y mensualidad de 3 mil pesos, y cuando veníamos, nos cambiaban los asesores”, afirma Villarreal.

También dice que le advirtieron que si el crédito no salía autorizado a los 30 días, debería salir a los 60 días, y que siguiera pagando las mensualidades, esto a pesar de que no le habían entregado el dinero del crédito solicitado.

Señala que hay varios clientes, no sólo de Tuxtla Gutiérrez, sino de Tapachula, San Cristóbal y Comitán, que se encuentran en la misma situación, por lo que han decidido realizar una denuncia colectiva por fraude ante las autoridades correspondientes.

A pesar que la financiera tiene sellos de clausura por parte del ayuntamiento municipal, no tienen la certeza que las autoridades actúen contra esta empresa, don Luis, expuso que esta financiera tiene otra sucursal en una plaza al norte poniente de la ciudad y opera con otro nombre.

Dicho lo anterior, argumenta que se dio cuenta por qué los asesores que lo atendían en la ya denunciada financiera se encuentran laborando ahí.

Lo que llamó la atención a los denunciantes es que CONDUSEF no les ha notificado ninguna respuesta, no obstante, los agraviados procederán de manera legal en contra de este negocio que se aprovecha de la situación económica de los ciudadanos.

Finalmente exponen que quizás no les regresen el dinero que algunos han ahorrado y otros más seguirán “esperando” el crédito prometido, pero lo que sí desean es no permitir que esta y otras empresas cómo estas sigan dañando a la población.