(Video) Cuarto "tercermundista" de joven mexicano conmueve a miles en Tiktok

Acepta que se baña a jicarazos
MilenioMilenio

En el material se ven las paredes sin pintar, con el ladrillo gris al descubierto.

Un joven denominado Carax, de Ciudad de México, logró viralizar el video de su recámara en su cuenta de TikTok,  al decir que tenía “cosas tercermundistas” como un foco colgando, una litera y paredes de ladrillo.

“Güey, yo también juego”, publicó respondiendo a Jan Santillán, un usuario que creó el reto en la red social.

El joven expuso: “Mi foco también está colgando. Comparto cuarto con mi hermana en literas. Paredes sin aplanar...”

En el material se ven las paredes sin pintar, con el ladrillo gris al descubierto. La ventana se cerraba con chinchetas, y usaba una bolsa plástica de “servitoallas” para guardar los abrigos y accesorios de su perro. Además, explicó que como no había enchufes, tuvo que conectar una extensión al socket de la lámpara del techo; la bajó hasta un tablero que usaba en secundaria y le agregó dos contactos adaptados. 

Cabe mencionar que la modesta habitación conmovió a miles de usuarios, pero lo que en realidad cautivó a la mayoría de ellos fue la actitud de Carax, el autor del video. No se avergonzaba en absoluto de su hogar, y se reía de sus invenciones y “mexicanadas” para hacerlo más cómodo y acogedor.

Durante una entrevista, Carax explicó que la casa que enseñó es su vivienda familiar, un inmueble rentado en la alcaldía Iztapalapa en el que ha vivido por muchos años con sus padres y su hermana. Aunque no le dio ninguna pena enseñar su recámara, reconoció que no siempre fue así. Cuando era más pequeño, le daba pena enseñar su casa.

“La verdad es que he de ser sincero, cuando era... bueno lo digo como si fuera un adulto mayor”, dice riendo. “Cuando era más joven, como unos 12, 13, 15 años, pues sí me daba un poquito de pena, la verdad. No lo demostraba tanto porque ni siquiera hablaba del tema, pero creo que me di cuenta afortunadamente a tiempo, muy a tiempo, de lo que en verdad vale la pena”.

Esta fue una de las razones que le llevó a compartir el video. Pensaba que quizás, alguno de sus 250,000 seguidores podía sentir vergüenza por vivir en un hogar humilde, como a él le ocurría de adolescente. Su intención era enviar el mensaje de que lo material no es lo más importante.

Abundó: “Quise subir el video por eso, porque dije, bueno, ya me ven 200,000 cacho de personas, bueno, me siguen, porque tampoco me ven”, cuenta de nuevo riendo. “Entonces, encontré el primer video del chico que hizo el reto y pensé, pues estaría entretenido. Yo tengo 21 años, hay chicos que me siguen de 12, 13, 15 años; entonces dije, a lo mejor hay alguien que está viviendo algo parecido y se siente como yo me sentía. A mí me habría gustado mucho sentirme a esa edad como me siento ahora”.

“Y pensé... con que una persona de esa edad capte el mensaje y se dé cuenta de lo que realmente vale la pena, yo con eso me doy por bien servido. Esta fue otra de las razones que me hizo subir el video”.

Para Carax era importante reflejar que con esfuerzo y dedicación se puede salir de cualquier situación, por imposible que parezca. Aunque viven en un hogar modesto, y se baña a “jicarazos”, sus padres siempre han trabajado duro para que él tuviera la mejor educación, y gracias a eso, estudia medicina en el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Recordó Carax: “Desde pequeño, tengo un tío que es egresado de la misma escuela que yo, y lo veía estudiar con sus libros, con sus materias, entonces me gustaba y desde ahí en adelante siempre fue: “¿Qué vas a ser de grande?’ ‘Pues quiero ser doctor”.

El video en pocas horas, logró en TikTok más de dos millones de reproducciones, y miles de comentarios. Además, sus seguidores aumentaron de 250,000 a 355,000 aproximadamente.

“La mejor actitud que he visto en TikTok”, apuntó el usuario Juan Bertheau.

“Ah huevo, hay que querer nuestro barrio”, agregó @Adrick.

Pulivó Milagros: “¿Por qué siento que estás luchando para superarte? Esto me transmites”.

Jonatan Santos Navar señaló: “La humildad en todo su resplandor, ese muchacho se merece mi respeto”.

A su vez, aunque la mayoría de las reacciones fueron bonitas y positivas, también hubo comentarios ofensivos en los que le criticaron incluso por no acondicionar su casa, y no tener “aspiraciones” en la vida.

Carax lamentó la situación: “Lo que he notado mucho, tanto en el video en Tiktok como en Facebook, es que muchas personas más bien tienen esta... como decirlo, fijación de juzgar a las personas sin conocerlas. A mí en lo personal sí me da risa y no me afecta porque sé quién soy. Pero sí han llegado personas que me dicen que soy un flojo, que no tengo aspiraciones... y reitero, a mí se me resbala todo eso, yo sé que estoy trabajando para ser una persona de provecho, tanto para mí como para la sociedad”.

Dijo que tambiénlo criticaron por conectar una toma a la corriente para habilitar enchufes en el cuarto. Sobre esto, el tiktoker aseguró que él es una persona muy precavida, y que en secundaria estudió electricidad.

“Tampoco soy un experto, pero en secundaria estuve tres años en el taller de electricidad. Entonces, quiero creer que tengo el suficiente conocimiento para poner los contactos, y aparte, no está todo el tiempo conectado. Digo, se desconecta cuando no estoy en mi casa, cuando no lo ocupo. Precaución siempre tengo, me considero una persona muy precavida”.

Tras el éxito de su primer video, Carax decidió publicar una réplica para contestar a un comentario en el que una usuaria llamada Dian PB comentaba que su recámara era muy parecida, y que le daba mucha pena vivir en esas condiciones: “Tu video me hizo sentir mejor”, dijo ella.

El tiktoker respondió: “Te voy a contar algo, mi cuarto ya lo viste, así que no es muy difícil imaginarse lo demás. Para empezar, no es mi casa, rentamos".

Confesó: “Me baño a jicarazos. Y sabes qué, no me da vergüenza decirlo, ni tendría por qué darme vergüenza. Pena robar. Además tengo algo mucho más valioso: tengo a unos padres increíbles, trabajadores y honestos que me han inculcado excelentes valores. [...] Tengo techo, una cama, luz, Internet, comida en la mesa y en el refrigerador...”.

Explicó que su intención con la segunda publicación no era generar polémica ni callar a nadie, aunque muchos lo interpretaron de este modo.

“Yo lo hice para hacerle saber a ella que siempre y cuando se dé cuenta de las cosas que realmente valen la pena y se esfuerce, todos podemos salir de una situación así, bueno yo lo pienso así”.