Argumenta alcaldesa de Reynosa que 'balas perdidas' causaron ola de muerte este fin de semana

Murieron al menos 15 personas
VanguardiaVanguardia

Maki Ortíz expuso que Reynosa no cuenta con Policía Municipal.

Este lunes la alcaldesa de Reynosa, Tamaulipas, Maki Ortiz Domínguez, aseguró que el asesinato de más de 15 personas este sábado en la ciudad fue producto de "balas perdidas" durante enfrentamientos entre grupos delincuenciales. Esto pese a que la hermana de una de las víctimas aseguró que se trató de un ataque directo de un grupo armado.

En entrevista, Ortiz recordó que el sábado entre las 13:00 y 14:00 horas comenzaron los “enfrentamientos entre grupos, según nos informan, de un grupo de Río Bravo y grupos de aquí de Reynosa. Y lamentablemente, entre los enfrentamientos hubo balas perdidas en donde perdieron la vida 15 o más personas”.

 

Expuso que Reynosa no cuenta con Policía Municipal ya que el mando único está a cargo de las autoridades estatales y federales: “Es muy lamentable todo lo que estamos viviendo, tantas muertes de personas inocentes que fueron captadas por balas perdidas en esos enfrentamientos”. Aseguró que la ciudad está de luto por estos sucesos, que no ocurrían desde hace dos o tres años.

Acerca del número de víctimas, la alcaldesa no pudo precisar una cifra, pero indicó que los reportes apuntan entre 15 y 18 personas asesinadas, de las cuáles cuatro eran civiles, quienes presuntamente portaban armas.

Indicó: “Hemos pedido a las autoridades de seguridad que se esclarezcan los hechos, que sepamos qué fue lo que pasó y por supuesto hemos estado también pidiéndole a las fuerzas de seguridad que protejan a la ciudadanía porque está atemorizada y con toda la razón. Nosotros como municipio nos estamos acercando a conocer los nombres de los familiares para poder apoyarlos con los gastos funerarios”.

Dijo que de acuerdo con la información en su poder, se trató de enfrentamientos entre un grupo de Río Bravo y otro de Reynosa: “En esos enfrentamientos se iban persiguiendo obviamente se dispararon y entonces salieron estas balas hacia los ciudadanos”.

La alcaldesa refirió que el Ejército, la Guardia Nacional y la Policía Estatal se encontraban en una reunión de trabajo cuando sucedieron los hechos y sobre las 13 horas recibieron las primeras llamadas sobre los hechos.

No obstante, Olga Ruiz, hermana de Ángel Fernando Ruiz, una de las víctimas de este sábado, negó que se tratara de “balas perdidas” y apuntó a un ataque directo por parte del crimen organizado:

“No fueron balas perdidas, fue asesinato a sangre fría”.

Relató que el grupo armado atacó directamente a sus familiares, trabajadores de obras públicas. En ese episodio resultaron tres personas muertas y una herida. Su padre fue uno de los sobrevivientes y pudo dar su testimonio.

 

“Mi papá dice que mi hermano y ellos estaban esperando la paga de los sábados cuando oyeron los balazos. Mi papá, que era el contratista, le dijo a mi hermano y a sus compañeros que se metieran a la casa; él se adelantó. Llegaron unas camionetas que pararon frente a mi hermano y nada más les dijeron: ‘¿ustedes se creen bien…? ‘ no puedo decir la palabra”. Entonces intentaron correr hacia donde se encontraba su padre, pero no alcanzaron a llegar y fueron asesinados a sangre fría.

Refirió que cuando acudió hasta el lugar en el que mataron a su hermano, vio en la misma calle aproximadamente a ocho civiles asesinados, entre ellas un anciano a quien le dieron un balazo en el cuello.