Rinden homenaje a peloteros que perdieron la vida durante la pandemia por la COVID-19

Aplausos mientras nombraban a los peloteros que perdieron la vida durante la pandemia por la COVID-19.

Familiares y amigos recordaron a los jugadores que militaron en diferentes equipos de la Liga Regional de Beisbol de Aficionados Eduardo Vasconcelos. Rodaron lágrimas y la emoción a flor de piel.

Concepción Ontiveros e Ivonne Crespo, hijas de Gilberto Ontiveros y Jorge Crespo Olivera, respectivamente, fueron las invitadas de honor a la ceremonia que se realizó en el diamante Eloy Martínez Vigil de la Unidad Deportiva 21 de Marzo de San Bartolo Coyotepec.

Así, los directivos del organismo pusieron en marcha el campeonato número 75 que hace homenaje a Pedro Pablo Robles Aquino, conocido como el Panadero, originario de Santo Domingo Barrio Alto, Etla, Oaxaca.

Solamente participaron los jugadores de los diez equipos que tendrían participación en los duelos de las nueve de la mañana, con la finalidad de evitar que se juntara mucha gente.

También acudieron a la ceremonia el ex presidente de la Liga, Jesús Alberto Cervantes, el homenajeado del campeonato anterior, Jaime “Chivero” González, y el ex homenajeado Sergio Guzmán Loaeza.

De igual manera, estuvieron el patrocinador de los Burócratas, Juan Rafael Rosas Herrera, y el presidente municipal de la Villa de Etla, Roberto Elías Mendoza.

El dirigente de la Liga, José Pérez López, dio la bienvenida a los equipos participantes y destacó que “en el beisbol, como en la vida, se debe luchar hasta que caiga el último out”.

Consideró que el encierro “nos hizo valorar y dar gracias a Dios por la vida y por permitirnos iniciar este campeonato”.

Posteriormente, Pedro Pablo Robles recibió un reconocimiento de manos del presidente de la Liga, José Pérez. Fue el propio Panadero quien realizó el juramento deportivo.

Correspondió al presidente municipal de la Villa de Etla, Roberto Elías Mendoza, realizar la inauguración del certamen.

Finalmente, Pedro Pablo realizó el lanzamiento inaugural, participando en la receptoría Jaime Guzmán, y con el madero Roberto Elías.

Así, en el marco del Día del Padre y recordando a los peloteros que ahora juegan beisbol en el plano celestial, se cantó el play-ball.

Rinden homenaje a Pedro Pablo

Pedro Pablo, conocido como el Panadero, comenzó su carrera deportiva a los 17 años de edad en su natal Santo Domingo Barrio Alto, Etla, donde militó con escuadras como Atléticos y Azulejos. Después jugó con San Miguel Etla, donde lució como serpentinero.

Su calidad lo llevó a equipos de primera fuerza, donde militó en escuadras como Panaderos, El Cople, Tecnológico, Correcaminos, San José, Bella Época, Romasa, Espinal y Caja Nacional del Sureste.

También jugó con Steren, Consolación, Procrecer, Piratas y Cardenales, entre otros equipos, donde conquistó algunos campeonatos.

En una ocasión, con la escuadra del Tecnológico, fue elegido como el jugador más valioso del campeonato al tirar 18 entradas al trabuco Tigres del finado doctor Corres.

El Panadero también fue elegido el mejor lanzador del torneo en 1993, con el equipo Correcaminos donde lanzó siete partidos completos y todos los ganó, además de consumar tres blanqueadas.

Además de los amigos que le ha dejado el beisbol, Pedro Pablo tuvo la oportunidad de jugar en diferentes poblaciones de la entidad oaxaqueña, además de representar a Oaxaca en campeonatos nacionales en el Estado de México, Veracruz, Puebla, Nayarit y Nuevo León, entre otros.

De igual manera, el eteco le lanzó a jugadores de los Diablos Rojos del México y Pericos de Puebla, durante juegos de pretemporada, además de jugar contra una selección de Cuba.

Pero una de los mejores momentos fue cuando dirigió al equipo Panaderitos en la Liga de Beisbol Infantil y Juvenil Monte Albán, donde militaban sus hijos.