Ir a las raíces

"El padre dará nombre a su hijo varón en el décimo u onceavo día,

en un día lunar propicio, en el momento favorable y bajo una feliz estrella".

Las Leyes de Manú, Dharmasastra (200 A.C.)

 

Entre los meses de marzo y junio de este año, se llevó a cabo, de manera virtual, el curso “A las raíces” organizado por el Archivo General del Estado de Oaxaca con la cooperación de Family Search. El ingeniero Rodolfo Derbez Lozada, responsable de las relaciones institucionales de dicha organización, impartió la capacitación destinada a introducir los estudios genealógicos.

Se destacó la importancia de los archivos históricos para este tipo de estudios e investigaciones sobre historias familiares, ya que albergan un patrimonio documental muy útil a la sociedad. Los archivos requieren conservación y organización, para su uso y consulta. Además del expositor, participaron tres invitados internacionales relacionados con la genealogía, quienes pusieron sus conocimientos y plataformas a disposición de los 40 cursantes.

Los expositores

Arturo Cuéllar, de la Biblioteca de Historia Familiar ubicada en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, con más de 30 años de experiencia, es un genealogista acreditado, con estudios de licenciatura en Historia Familiar de la Universidad Brigham Young, un diplomado en Migración Internacional por el Colegio de la Frontera Norte y una maestría en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Murcia.

Desde Madrid, España, Sonia Meza Morales, gerente de MyHeritage para América Latina, otra organización privada que apoya y fomenta los estudios genealógicos y de historia familiar, diplomada en Genealogía, Heráldica y Nobiliaria en la Escuela Marqués de Avilés, comparte sus conocimientos en su blog Red de Antepasados, habiendo sido una de las pioneras en trabajar temas de genealogía hispana en YouTube. Entre sus líneas de interés está el uso de las nuevas tecnologías en beneficio de los estudios en genealogía, incluyendo el uso de herramientas tan revolucionarias como el ADN.

Finalmente, Israel Hernández Balderas, gerente de Operaciones de FamilySearch para el área México y Caribe es un Ingeniero Industrial y de Sistemas y licenciado en Administración Empresarial y de Negocios, quien compartió los vastos recursos existentes en FamilySearch.

Secretos de familia

El curso resultó muy interesante y llevó a los participantes a acercarse a investigar sobre sus antepasados y a descubrir algunos secretos de familia. Pensando en eso, “A las raíces” fue el nombre que se me ocurrió porque el curso merecía un nombre más atractivo buscando interesar a aquellos que desean ir más allá de una mera “Introducción a la Genealogía” o “Curso de Genealogía”.

Entre otras cosas, aprendimos sobre el origen de los apellidos, que hace 5000 años en China el emperador Fu-Xi volvió obligatorio dotar de apellidos a todos los habitantes del imperio. Eran apellidos matronímicos o heredados de sus madres y se escribían, no después del nombre, sino como primer nombre. Luego, en la dinastía Zhang, 1500 A.C., los apellidos comenzaron a ser heredados de los padres y se transformaron en patronímicos.

Los nombres de familia aparecen en la sociedad de la Roma antigua con la llamada tría nómina, que estaba compuesta por tres nombres y a veces por cuatro. Luego de la caída del imperio romano y durante la Edad Media, la convención romana para dotar de nombres fue abandonada y solo la nobleza usaba apellidos, mientras que los demás usaban únicamente su primer nombre.

En 1501, el cardenal Cisneros, arzobispo de Toledo, ordenó que los individuos adoptaran los apellidos de sus padres como apellidos de familia. En 1538, Thomas Cromwell, en Inglaterra, mandó que todas las parroquias llevaran un libro con un registro de los nombres de bautizados, casados o sepultados.  En 1539 en L'ordonnance de Villeres Coterets, el rey Francisco I de Francia, estipuló que los sacerdotes llevaran registros de matrimonios, nacimientos y defunciones. En 1564, en el Concilio de Trento se ordenó a todas las parroquias de Europa llevar registros detallados, con nombre y apellido de todos los nacimientos, matrimonios y defunciones. Fue así como nacieron los apellidos en Europa.

Los censos, información valiosa

Estos registros se encuentran en México en los archivos eclesiásticos y parroquiales, en las iglesias, así como en los archivos de las oficinas del Registro Civil a partir de 1861. También aprendimos que otra fuente de información valiosa está en los Censos, pues aparecen los nombres de quienes habitaban cierto lugar. De igual importancia para la genealogía, son los datos de las listas de personas que ingresaron por los puertos fronterizos a México.

El enfoque del curso se basó en el interés de consultar y aprovechar los archivos para guiar a los interesados a realizar búsquedas más precisas para así lograr mejores resultados. Está claro que las investigaciones genealógicas serias requieren basarse en fuentes documentales disponibles en los archivos. El curso estuvo abierto al público en general y logró satisfacer una de las necesidades expresadas por los usuarios del AGEO. Al final, se entregaron sendas constancias a los participantes, enmarcadas en el árbol genealógico de Moctezuma y su rama oaxaqueña, un valioso documento que se custodia en el AGEO.

La colaboración interinstitucional fue muy fructífera como notorio el entusiasmo de los participantes. En breve se convocará a una segunda parte del curso para seguir fomentando los estudios genealógicos.