Niveles de contaminación de refinería de Salina Cruz han provocado problemas salud en la población

Nadie se hace responsable del daño al medio ambiente

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Desde el entronque que bifurca la carretera a La Ventosa y Boca del Río, se percibe la polución que genera la quema de hidrocarburo en los quemadores de la refinería "Ing. Antonio Dovalí Jaime", cuyo peculiar olor se acrecienta durante la noche o con la lluvia, y que son el origen de enfermedades que padecen colonos que residen en las cercanías.

Más adelante, sobre la carretera que conduce a Boca del Río, pasando el zanjón, a pesar de haber una barda perimetral, se siente lo caliente del fuego incandescente que día y noche incinera los residuos de hidrocarburo, y cuyos restos son lanzados al aire, generando contaminación y enfermando a las familias salinacrucenses.

No hay ninguna supervisión por todos estos contaminantes que emanan de la refinería, y que en cada temporada de lluvia los residuos se filtran a la altura de donde se ubican los quemadores elevados, "o al menos no nos la dan a conocer, porque hay mucho hermetismo", aseveró Fredy Méndez, agente municipal de Boca del Río.

No respetan la clausura

"Nosotros mismos tenemos que hacer recorridos o estar muy al pendiente de cualquier fuga o derrame; nosotros somos los que les damos aviso a las autoridades cuando ocurre este tipo de incidentes, y por el contrario, Pemex ni nos dice nada o en qué terminan las investigaciones internas que hacen sus propios órganos", denunció la autoridad auxiliar.

A la laguna primero y después a Bahía La Ventosa van a terminar todos los desechos, ya no solo de la refinería, sino por igual del basurero municipal, pues de forma natural se filtran los residuos al suelo sin ningún tipo de tratamiento, donde a pesar de haber ya una clausura temporal total, los carros particulares y del municipio continúan aventándola al mismo sitio.

Otro de los vecinos de Ensenada La Ventosa, indicó que durante el transcurso de los días jueves y viernes, la unidad médica móvil de Pemex ha estado ofreciendo sus servicios a los lugareños, pero esto desde luego no resuelve el problema de fondo de la contaminación que propicia la petrolera, es solo un paliativo.

"Nos dan algunos medicamentos para remediar algunos padecimientos, pero lo que queremos es que haya un mejor control de las actividades de la refinería, primero de regular o manipular los residuos correctamente y después a que en base a los estudios o indicadores determinen acciones para mitigar toda esa polución que generan las plantas de Pemex.

Sin sanciones

Pero al parecer no hacen nada de esto, sólo nos envían una unidad médica móvil para atendernos cuando ya estamos enfermos por respirar toda esta suciedad, y esto no sólo a nosotros nos preocupa, da de que pensar a todos los salinacrucenses, aunque sabemos por supuesto que ha habido algunos beneficios, no lo negamos, asumió.

En Bahía La Ventosa tenemos el mismo problema, señaló Rafael Trejo, vecino de la localidad, aquí viene a parar la contaminación de la refinería y del basurero municipal; a pesar de que ya clausuraron éste último, hemos visto que continúan vertiendo la basura al mismo sitio, mientras que a la refinería no parece que le impongan sanción alguna.

Sobre todo cuando hay lluvias, el viento nos trae los residuos de todo eso que se incinera en los quemadores de la refinería principalmente, y por supuesto la humareda que producen las plantas durante los procesos de refinación que hacen para producir combustibles, todo esto respiramos y yo no he sabido de la instalación de algún indicador de medición de la calidad del aire.

Sin responsabilidad

La desorganización y conflictos internos que hemos tenido desde siempre en la comunidad, han impedido avanzar en la toma de decisiones que conduzcan a solicitar a la empresa paraestatal que se responsabilice de esta contaminación, derrames y fugas tanto en los cuerpos de agua como del aire ha sido de toda la vida.

Por su parte, el biólogo Ricardo Eduardo Romero Dawns ha señalado con insistencia la necesidad de que el Ayuntamiento y el gobierno del estado intervengan con seriedad, puesto que no han atendido este reclamo de la naturaleza en ningún momento y eso que ya fue clausurado el basurero por la Profepa.

Hasta ahora ninguna autoridad ha intervenido o de plano no les interesa por cuestiones presupuestales o políticas, a pesar de que es de suma importancia preservar el ecosistema, de cuidar la naturaleza, no ha habido interés de los gobiernos por atender esta urgente necesidad y pues a la larga habrá efectos negativos, dijo.