Lucha libre en ciudad Ixtepec; se rindió homenaje al luchador El Espectral

A tan solo 280 kilómetros de la ciudad de Oaxaca de Juárez, la tarde del domingo 13 de los corrientes, en la Arena –gimnasio, La Casa del Luchador, se realizó un encuentro luchístico donde se rindió un homenaje al luchador originario de El Espinal, El Espectral.

En la lucha estrella se presentó el dueto integrado por el tigre blanco, Mascarita Sagrada y Súper Ángel para enfrentar a los tremendos rudos Pentagón y Pentagoncito.

Antes de iniciar las acciones, fue reconocido el trabajo que por espacio de 30 años realizó el luchador El Espectral, quien se presentó en diferentes arenas del Istmo de Tehuantepec, mismo que agradeció las muestras de afecto del respetable, para después despojarse de su incógnita.

 

Las acciones dieron inicio con la rudeza de Pentagçón y Pentagoncito, quienes hicieron ver su suerte a los científicos, quienes, tuvieron que ceder la primera caída.

En la segunda, los cartones se emparejaron con los vuelos y patadas voladoras de los técnicos que fueron apoyados por el público.

En la tercera, cuando se estaba por definir al ganador, ingresó al cuadrilátero El Símbolo, un joven luchador que de esta forma regresó a este rudo deporte, quien junto con los rudos se ensañaron con Súper Ángel, por lo que, el referí El Chino les dio el triunfo a los técnicos.

En la lucha por el campeonato de pesos welter, Endeavor demostró ser superior a su oponente, la joven promesa de ciudad Ixtepec, Pirata Negro Junior, ya que, en la primera caída, con una cruceta el campeón logró vencer al retador.

 

En la segunda caída, con el apoyo del público el Pirata Negro Junior, logró emparejar las acciones, desbordando la alegría y esperanza de ser el primer campeón de dicha población.

Sin embargo, la tarea no sería fácil, ya que el campeón hizo gala de toda su estrategia, para finalmente, con espaldas planas, lograr retener su campeonato.

En la segunda de la tarde, Caballero Fantasma, el exótico Reyna Anubis a una sola caída, fueron vencidos por El Chupacabras y El Espectral, tremendos rudos que les hicieron sentir no lo duro sino lo tupido.
Para calentar lona, en un triángulo de la muerte, se impuso El Indestructible sobre El Rudo y Cerbero, quienes no pudieron hacer nada con la agilidad de un luchador con energía.
El encargado de dar fe de estos encuentros e impartir justicia fue el referí El Chino.