Artista oaxaqueña traspasa las fronteras con su obra 'Suke'; es admirada en distintos países

Ángela recuerda que desde que era pequeña quiso pintar y crear personajes como los que veía en la televisión. A pesar de que sus papás temían porque esta profesión no fuera redituable, hoy pueden presumir que su hija expondrá en uno de los museos más importantes del mundo, el Louvre en Francia.

Suke, como también es conocida debido a su personaje que se puede ver en varios comercios del Centro Histórico de Oaxaca, comparte que sus piezas ya se encuentran en el mismo recinto que la Mona Lisa; no obstante, debido a la pandemia, la exposición ha tenido que aplazarse desde hace un año.

 

Ángela Rocío Hernández Gómez detalla que la fecha original de la exposición iba a ser en febrero de 2020, pero ya había comenzado la pandemia en Europa, por lo que se pospuso a octubre de ese año, y después a abril de 2021, pero se estima que en octubre próximo, el mundo por fin pueda conocer el talento y la cultura de Oaxaca.

“Les gustaron las piezas porque dijeron que veían a Oaxaca, pero desde otro punto. Me dijeron que era una forma de ver la cultura, pero de una forma más digerible y sencilla”, relata.

Mientras espera, Ángela continúa con las labores altruistas con el Hospital de la Niñez Oaxaqueña, pintando murales en comercios y desde hace un año pintando a mano playeras y faldas para tener un ingreso y no ser tan golpeada por la pandemia.

Suke es admirada en China

Ángela comparte que hace un tiempo hizo un convenio con un cocinero oaxaqueño radicado en China, por lo que sus piezas también han sido vistas en las calles de Beijing.

Relata que esta exposición tuvo como tema el Día de Muertos y el convenio fue que el arte de Ángela iba a colocarse en lugares importantes y principales del país oriental.

Asimismo, varias pinturas de la artista oaxaqueña están en venta en una galería ubicada en España, por lo que fue en este lugar donde vieron su talento que será expuesto en el museo francés.

Alternativas en pandemia 

La artista comparte que además de que todavía no se ha realizado la exposición de su obra en Europa, otra afectación que tuvo por la pandemia es la disminución de las ventas de sus piezas, por lo que tuvo que buscar alternativas.

Afirma que decidió comprar faldas y blusas a artesanos oaxaqueños e intervenirlas con su dibujo de Suke, por lo que sería una forma de llevar arte y a Oaxaca en las prendas.

 

“Muchos me dicen que si no me gustaría mejor hacer sublimación o utilizar otra técnica, pero yo quiero que cada prenda sea única y que la misma persona forme parte de mi arte”, asegura.

Ángela destaca que estas prendas han tenido gran aceptación no sólo en el estado, sino en todo el país y otros países, haciéndola sentirse más querida por su trabajo, aunque ha tenido que incrementar sus jornadas laborales.

Señala que cada vez se está dando a conocer su trabajo en más rincones del país, lo cual ha sido de gran beneficio durante la pandemia y en lo que autorizan las exposiciones o reuniones para las actividades altruistas.

En sus trabajos se puede observar el toque oaxaqueño y mexicano que provoca en las personas sentirse identificadas y en el caso de quienes no están en el país, sentirse cerca.

La pintora espera que pronto se pueda permitir la reapertura de museos para que la exposición que tanto ha anhelado, sea conocida por los miles de visitantes de todas partes del mundo y que conozcan su trabajo.

Asimismo, espera que pronto se puedan retomar varios proyectos que ha tenido que suspender por la pandemia, que de acuerdo con ella, ha afectado a todos desde distintas formas, ya sea con un familiar o conocido enfermo, en el trabajo o en los proyectos, como fue su caso.