Celebran fin de la esclavitud en EU; adquieren la categoría de festivo nacional

Con marchas y música, Estados Unidos conmemoró ayer el “Juneteenth”, que recuerda el fin de la esclavitud y que acaba de adquirir la categoría de festivo nacional.

Las marchas llevan décadas celebrándose en algunas ciudades de EU, como Washington y Atlanta, pero este año tuvieron un sabor especial por la declaración como feriado del “Juneteenth”, un juego de palabras con el mes de junio y la pronunciación de 19 en inglés.

El jueves pasado, el presidente estadounidense, Joe Biden, firmó una ley aprobada esta semana por el Congreso que convierte el “Juneteenth” en festivo, lo que supone un reconocimiento de toda la nación al dolor que ha arrastrado la comunidad negra por la esclavitud.

El flamante feriado para conmemorar el aniversario del fin de la esclavitud, llega un año después de la muerte del afroestadounidense George Floyd, cuyo asesinato, ocurrido en mayo de 2020 a manos de un policía blanco en Minneapolis, desencadenó un movimiento en Estados Unidos y el exterior contra el racismo y la brutalidad policial.

Esta movilización contribuyó, entre otras cosas, a elevar el perfil del “Juneteenth”, que muchos estadounidenses, incluyendo negros, no sabían que existía hasta hace dos años.

 

La historia

La fecha conmemora el 19 de junio de 1865 en el que un general de la Unión informó a miles de esclavos en Texas que habían sido librados dos años antes por una orden del entonces presidente Abraham Lincoln.

Hasta entonces, los esclavos no sabían que eran libres porque los esclavistas de Texas se habían negado a reconocer la derrota de la Confederación en la Guerra Civil y querían seguir explotando a los afroamericanos.

Rinden homenaje

Ayer, varias ciudades rindieron homenajes a la comunidad negra con conciertos, marchas, exposiciones de arte y barbacoas, y fue también el primer acontecimiento nacional que se celebró sin restricciones sanitarias, al haberse levantado en las últimas semanas la mayoría de las medidas para luchar contra la pandemia de coronavirus.

La capital de EU, conocida como la “ciudad del chocolate” por su predominante población afroamericana, celebró ayer una marcha que salió de la plaza de “Black Lives Matter”, una sección peatonal de la calle que lleva a la Casa Blanca y que fue renombrada con el nombre del movimiento “Las vidas negras importan” en 2020 después de las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía blanco.

“Se demoró mucho en llegar”, comentó Cheryl Green, de 68 años, presente en la inauguración en Brooklyn de una estatua de George Floyd.

“Es bueno que la gente reconozca lo que pasó (...) No deberíamos olvidar nunca y no debería volver a repetirse”, dijo esta afroestadounidense que reside en el barrio neoyorquino. “Los cambios se están haciendo lentamente, pero con seguridad”.

Por su parte, Nueva York se llenó de eventos culturales con un espectáculo de música góspel del director compositor y actor Troy Anthony en el centro de arte “The Shed” en Manhattan, entre otros.

También hubo wafles y pollo en un festival del barrio de Queens, donde la legisladora local afroamericana Alicia Hyndman organizó también clases de yoga y baile, así como un bazar de belleza.

Entretanto, hubo más marchas en Chicago, cuyo distrito financiero fue el escenario de la protesta “March for us” (Marcha por nosotros), y en Atlanta, famosa por ser el lugar en el que nació y empezó su carrera el líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr (1929-1968).

En Atlanta, las reivindicaciones incluyeron una marcha que inició en la iglesia baptista Ebenezer, donde predicaba King.