El Pole Dance le da a las mujeres libertad sobre su cuerpo y empoderamiento

Aún existen muchos estigmas y tabúes en torno a la práctica del Pole dance.

En el salón cruzado con tubos metálicos no existe nada más que ella, la música y la fuerza de brazos y piernas para practicar Pole Dance, un deporte de “altura” que le permitió a Mabeth tener libertad sobre su cuerpo.

“Desde la secundaria siempre tuve complicaciones por el tamaño de mis pechos. Sufría burlas y críticas que me hacían que no me aceptara totalmente. Muchas veces me dejaba subir de peso o usaba ropa holgada precisamente para ocultarlo, pero venir aquí me ayudó a ser libre y aceptarme”, explica.

Refiere que entrenar en short y top ante un espejo le ayudó a superar miedos, a conocerse mejor y amarse.

Mabeth lleva tres meses en esta disciplina y su incursión ocurrió por mera curiosidad, pero actualmente es una de las actividades que mas disfruta pues no sólo le permite ejercitarse físicamente, también lo hace mentalmente al colocarse retos cada vez más ambiciosos de alcanzar que le demandan mayor concentración y potencia.

Rompen estereotipos

En el salón de clases cada mujer posee un cuerpo diverso y son dueñas de ellos en toda la extensión de la palabra rompiendo estereotipos, desestigmatizando y retando los modelos establecidos. Son profesionistas, jóvenes, adolescentes; altas o de estatura media; morenas o de piel blanca, la edad no ha sido un límite. En ellas hay fuerza, determinación y sobre todo, empoderamiento.

Elizabeth González, instructora de Pole Dance en la escuela Danzando en el Aire, explicó que esta disciplina combina movimientos acrobáticos con expresiones artísticas proyectadas en una barra vertical.

Pese a que fue reconocido como un deporte por la Comisión Nacional del Deporte en el 2019, aún existen muchos estigmas y tabúes en torno a éste, pues aún hay quienes consideran que es una práctica que sólo se utiliza para el consumo y entretenimiento de los hombres.

Como una forma de quitar estos tabúes, clubes de pole de todo el país celebraron el "Día del Pole Urbano" mediante el cual utilizaron mobiliario público como postes de luz, bancas de parques o protecciones de ventanas de edificios públicos para mostrar algunas de las figuras logradas a partir del entrenamiento.

“Queremos que la gente, la familia y sociedad vaya entendiendo y asimilando esta disciplina como lo que es, un deporte”, dijo Elizabeth González.

Apuntó que para poder realizar pole dance no existe una edad mínima o límite, tampoco un peso específico, lo único que se requiere es disciplina y ganas de aprender.