Entregarán el Hospital de la Mujer y el Niño al ISSSTE, tras haber sido habilitado por la contingencia de la COVID-19

Atienden último paciente SARS-CoV-2

Un hombre de 32 años, intubado y en estado grave por complicaciones de COVID-19 fue trasladado a las 12:00 horas de este jueves del Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño al Regional de Alta Especialidad de Oaxaca.

“Es el último paciente de COVID que se atiende en ese hospital habilitado en mayo del 2020 por la contingencia y hoy (este jueves) se cierra para que el Gobierno de Oaxaca lo entregue al ISSSTE”, informó la directora de Atención Médica de los Servicios de Salud de Oaxaca, Fabiola Vásquez Celaya.

Se prevé que lo mismo ocurra este viernes con el Hospital Móvil que se instaló en un área anexa al de la Mujer, donde ayer todavía estaba una paciente de 52 años cuya oxigenación mejoró a 96 por ciento y está por recibir el alta

Conversión

La pandemia obligó en el país a la conversión de hospitales con un área para pacientes COVID, aislada de los otros servicios e incluso se suspendieron consultas externas, cirugías programadas y la atención se limitó a urgencias reales.

En Oaxaca ese proceso inició el 26 de marzo de 2020 con siete hospitales como el Regional de Alta Especialidad de Oaxaca, el de la Zona Militar de Santa María Ixcotel y los que existen en Pinotepa Nacional, Chalcatongo de Hidalgo, Río Grande, Nochixtlán y San Juan Bautista Tuxtepec.

En ese entonces se tenían sólo 21 camas disponibles, pero en abril de ese 2020 hubo una segunda conversión en el que entraron los 35 hospitales que administran los Servicios de Salud de Oaxaca, “prácticamente todos, sólo se quedaron fuera el Psiquiátrico y el Centro de Oncología y Radioterapia”.

Además de que se sumaron los de otras instituciones como el IMSS, ISSSTE, SEMAR y Sedena, se abrió el de la Mujer y el Niño Oaxaqueño con 50 camas, así como el Especializado de Juchitán que cerró la semana pasada. 

En junio del 2020 se tuvo uno de los picos más altos con 330 pacientes hospitalizados en la semana número 32, pero para el 13 de agosto el número de camas disponibles se elevó a 681.

El pico más alto de la pandemia se tuvo en la tercera semana de enero de este año con 422 personas hospitalizadas,. 695 camas disponibles para pacientes COVID-19 es la cifra más alta.

A partir de la cuarta semana de este año la ocupación hospitalaria comenzó a descender. “Se esperaba una tercera ola después de Semana Santa, pero en realidad se mantuvo la tendencia a la baja”, a lo que contribuyó el avance de la vacunación.

Reducen camas disponibles

La desconversión hospitalaria en Oaxaca inició en mayo. De tener 695 camas la cifra disminuyó a 411 y menos de 80 pacientes hospitalizados por semana epidemiológica.

“Sólo los Servicios de Salud de Oaxaca tiene 51 camas distribuidos en 14 hospitales, la mayoría generales, 20 se desconvierten, pero todos los hospitales tendrán un área de valoración para pacientes COVID”, explicó Vásquez Celaya.

El Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso en la ciudad de Oaxaca se mantendrá con 10 camas, de las cuales sólo dos estaban ocupadas ayer.

“Es el que tiene más camas disponibles, casi las mismas que el Regional de Alta Especialidad”, mientras que el de la Niñez Oaxaqueña dispone de tres camas, pero al día de ayer no tenía ninguna ocupada.