Estados Unidos, China y Corea del Sur, némesis de México

CIUDAD DE MÉXICO.- En los clavados, México siempre ha estado en la palestra a nivel olímpico y mundial, mientras que en el taekwondo y en el tiro con arco empezó a destacar a partir de Sydney 2000, y por ello sus exponentes pueden considerarse rivales a vencer en prácticamente cualquier escenario competitivo.


Aunque el camino a Tokio 2020 está marcado por su aplazamiento -debido a la pandemia por Covid-19-, los representantes mexicanos en estas disciplinas deberán hacer valer esa condición. De hecho, se trata de deportes en los que están cifradas esperanzas de medallas en las sedes olímpicas niponas.


Clavadistas tricolores incluso han superado a China, la potencia por excelencia en esta disciplina, como lo hizo Paola Espinosa en el Mundial de Roma 2009 cuando se proclamó campeona mundial, demostrando que tienen un alto nivel competitivo al margen de que los clavados sean un deporte de apreciación.


En el caso del taekwondo, el País está presente en el podio olímpico desde que debutó como disciplina oficial en el 2000, por lo que México está considerado una potencia a la par que Corea, Irán y Estados Unidos, las naciones que más preseas de justas veraniegas cosechan hasta el momento con dos oros y un bronce cada una.


El tiro con arco mexicano ya dejó constancia de su calidad en Londres 2012, donde Aída Román y Mariana Avitia se agenciaron la plata y el bronce, respectivamente, detrás de una representante de Corea, país que suma 20 títulos desde 1984 y que en Río 2016 se llevó cuatro oros. 


Además, Alejandra Valencia, única clasificada hasta el momento en la rama femenil, llegará a la fosa nipona con el cuarto lugar en Río de Janeiro.


Sin embargo, no son los únicos países con los que México tendrá que pelear por las medallas en Tokio 2020, pues otras opciones de medalla están depositadas el softbol, ciclismo de pista, golf y caminata.