El lector furtivo: La maleta mexicana

La Guerra civil Española fue un conflicto bélico acaecido a raíz de un fallido golpe de estado que las fuerzas armadas españolas operaron en contra del gobierno de la Segunda República y que tuvo lugar entre los años de 1936 y 1939. La guerra  polarizó y confrontó a españoles católicos y ateos, monárquicos y demócratas, fascistas y comunistas. Este conflicto bélico sirvió también como campo de experimentación para mostrar la eficacia de la novedosa tecnología bélica con la que después la Alemania nazi y la Italia fascista asolarían a toda Europa. Ambas potencias intervinieron en el conflicto apoyando al bando sublevado. Por otra parte, la Unión Soviética apoyó con armas y pertrechos de guerra al bando republicano.

El resultado de esta matanza generalizada fue de al menos 500 mil personas muertas -según la cifra más conservadora- y un país en ruinas. Por supuesto que el conflicto generó todo tipo de escenas de barbarie, mismas que fueron del interés de reconocidos artistas como Pablo Picasso y de varios fotógrafos que estaban redefiniendo la fotografía de guerra, entre ellos David Seymour y el dúo formado por Endre Friedmann y Gerda Taro (que firmaban su trabajo bajo el seudónimo de Robert Capa).

Cerca de cuatro mil de estos negativos permanecían resguardados en París; pero, ante la inminente ocupación nazi, los autores de estas imágenes tuvieron que abandonar su material al cuidado del también fotógrafo Emérico Weisz, ayudante de los Capa. El cerco vigilante que la Alemania nazi impuso sobre París hacía demasiado riesgoso cualquier trato con estas fotografías. Su cuidador hizo lo posible por sacar de la ciudad esta colección de  negativos, para ello tuvo que recurrir a las instancias diplomáticas aunque de una manera poco ortodoxa, encargando a un particular la misión de hacer llegar la valija a una embajada.

El destino hizo aparecer este invaluable material histórico entre las pertenencias personales del general mexicano Francisco Javier Aguilar González 20 años después de su muerte acaecida en 1975. El general había fungido como embajador de México ante el gobierno de Philip Stein, quien gobernó Francia durante la ocupación nazi. El descubrimiento de esta colección dio pie a estudios, exposiciones y películas documentales que dieron la vuelta al mundo.

La trascendencia del hallazgo motivó al escritor y periodista veracruzano Guillermo Chao a escribir "La maleta mexicana", una novela histórica que narra las peripecias de los negativos. Chao describe el enrarecido ambiente de Francia bajo el dominio nazi y tiene como uno de sus protagonistas al poeta y también diplomático mexicano Renato Leduc, quien, gracias a su experiencia como telegrafista de la División de Norte, tiene el suficiente donaire para desenvolverse en el minado entorno de la ocupación.

Acompaña al mexicano la figura de Emérico Weisz, el encargado de resguardar las fotografías. Como dato curioso, tras abandonar París, ambos, en diferentes momentos, se casarían con la pintora surrealista Leonora Carrington; Leduc de manera efímera, para facilitar la  migración de la artista a México, donde se divorciaría para posteriormente conocer y contraer matrimonio con el fotógrafo que sería el padre de sus hijos. 

“El conflicto generó todo tipo de escenas de barbarie, mismas que fueron del interés de reconocidos artistas como Pablo Picasso y de varios fotógrafos que estaban redefiniendo la fotografía de guerra”.