Baches de Oaxaca dañan economía de automovilistas; piden atención de autoridades

Los oaxaqueños se han acostumbrado a estas condiciones en las vías de comunicación.

Santa Lucía del Camino es un municipio conurbado lleno de color, de tradiciones y costumbres; sede de importantes recintos, como es el caso del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, además de la Ciudad de las Canteras, entre otros; pero también es conocido por los baches de sus calles principales, de acuerdo con Roberto, taxista de la capital oaxaqueña. 

Tan solo en dos principales vías de comunicación, Camino Nacional y Avenida Ferrocarril, es común observar estos “cráteres” en la carpeta asfáltica que no reciben atención por parte de las autoridades y que son un padecimiento diario para los ciudadanos, tanto del municipio como de localidades aledañas, indicó. 

Para quienes transitan por esta zona de la entidad oaxaqueña es una necesidad estar alerta al momento de manejar, conducir con precaución o reducir la velocidad a cero para evitar daños a la unidad de motor, pues al final, son los mismos ciudadanos quienes deben pagar la reparación de las afectaciones en los vehículos, lo que es molesto, refirió el conductor de una unidad de transporte público de Oaxaca de Juárez. 

Daños en automóviles, una constante

Pasar un bache a alta velocidad produce como consecuencia daños en los neumáticos, que van desde reventones, cortes, bultos y otros desperfectos en la banda de rodadura, que pueden obligar a la sustitución de la llanta afectada, según Sergio, que tiene su taller mecánico en Santa Lucía del Camino. 

De igual manera, algunos conductores que realizan una maniobra rápida para poder librar el pasar encima de un bache, un volantazo, pueden impactarse en contra de los bordes de la banqueta, lo que produce como consecuencia, como mínimo, una abolladura en la llanta, indicó. 

Explicó que una abolladura en la llanta representa una pérdida de presión en el neumático, lo que obliga a parar en una talachería para sustituir con una llanta de repuesto, o en otros casos, incluso se llega al taller mecánico. 

El chasís del carro, es otro de los que resulta afectados al momento de caer en un bache; además, los daños no son visibles inmediatamente; los amortiguadores acortan su vida y al verse afectados pueden perjudicar a otros elementos, como los neumáticos; los brazos de suspensión también pueden ser objeto de daño e incluso los anclajes del motor, puntualizó. 

Una caída intempestiva en un bache puede ser el comienzo de sonidos del automóvil, que pueden ir desde crujidos hasta vibraciones, mismos que no se presentaban con anterioridad en la unidad de motor; además, se puede sufrir vibraciones y alteraciones en la geometría de la dirección y los ejes, al perderse la puesta a punto que ocurre con la alineación que se realiza en el auto, argumentó. 

Indicó que el área baja del automóvil también puede verse afectada al pasar rápidamente encima de un bache, lo mismo ocurre con el caso de las defensas o la línea de escape; además, frenar antes de llegar a un bache no siempre es la solución, de hecho puede empeorar las consecuencias. 

Al frenar de manera intempestiva, se transfiere toda la energía del peso del automóvil en la parte frontal, por lo que el auto se inclina hacia adelante; pero también acelerar en pleno bache tampoco es una buena idea, pues las llantas pierden el contacto con el asfalto, lo que deriva en la pérdida del control de la unidad de motor y un posible accidente posterior, finalizó. 

El costo de las averías es para los ciudadanos

Una vez que se cae en un bache, el problema en automático es para el conductor de la unidad de motor, pues deberá ser quien asuma los gastos que se realizarán en relación a la compostura del vehículo; actualmente, en Oaxaca no existe una legislación que obligue a las autoridades municipales a asumir el costo de las reparaciones, refirió Rafael, conductor de un vehículo compacto. 

En la Ciudad de México, el gobierno paga a los ciudadanos que sufren daños en su vehículo debido a la presencia de un bache; solamente deben presentar los documentos que solicita la autoridad, para que se haga responsable de los daños a la unidad de motor, señaló. 

Declaró que hasta el momento no se ha aprobado alguna iniciativa que permita a los conductores de las unidades de motor, entregar la responsabilidad del pago de los daños a las autoridades municipales, pues al final son éstas quienes deben invertir en el mejoramiento de las vías de comunicación. 

 

  • Daños en automóvil
  • Reventones, cortes, bultos y otros desperfectos en llantas
  • Daños en el chasís
  • Averías en la suspensión y anclaje de motor
  • Corta vida de los amortiguadores 
  • Vibraciones y alteraciones en la geometría de la dirección y los ejes
  • Daños en defensas o la línea de escape
  • Pérdida de control del auto y posible accidente

 

"Una vez que se cae en un bache, el problema en automático es para el conductor de la unidad de motor, pues deberá ser quien asuma los gastos que se realizarán en relación a la compostura del vehículo".

Rafael, Conductor.