Spirit: El Indomable, emoción a todo galope 

Los encargados del doblaje en español son la familia Rubín Legorreta.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando Lucky Prescott mira por la ventana del tren que la lleva a vivir con su padre, Jim, descubre caballos salvajes, cuyo galope frenético es un reflejo muy cercano de su alma rebelde.

Lucky fue criada por su tía Cora y su abuelo, quienes tomaron la responsabilidad cuando su madre murió al montar un caballo, pero les es imposible controlarla, pues les falta entender que ella debe encontrar su identidad a lo largo de la película Spirit: El Indomable que estrenó ayer en salas.

"Aunque tenga a su tía y esté cuidada por su abuelo, Lucky sigue sin encontrar su lugar en el mundo y cuando se topa a Spirit es como si todo se hubiera aclarado para ella, el caballo se convierte en su todo", destacó en entrevista virtual Mía Rubín Legarreta, quien presta voz al personaje en español.

"Me encanta cómo tocan estos temas de seguir tus sueños y cómo logran volverlos tan reales al hablar de familias disfuncionales. El mensaje es que al final se pueden dejar atrás con amor y comprensión, hablando, me gusta la película por esa razón".

El filme no copia la trama de Spirit: el Corcel Indomable (2002) y el caballo no es el narrador, pero sí el detonante, pues al encontrarse con un animal que nadie puede domar, se siente identificada, aunque su padre quiera prohibirle ser jinete.

Los encargados del doblaje en español son la familia Rubín Legorreta, familiarizados con la trama porque Erik, quien ahora hace a Jim, se encargó de la música de la primera película.

Al dar sus voces a la historia con sus hijas, como ya hicieron en Parque Mágico, el músico y la conductora se confrontaron con mensajes importantes para los padres.

"El rol de los adultos en esta peli es mostrar que no importa la edad para tener ciertos temores y huir de situaciones que duelen y no sabes cómo afrontar. Jim es un hombre que sufrió mucho y no supo qué hacer con esa soledad y ausencia tan dolorosa de su mujer.

"No sabía qué hacer con él, menos con una criatura, pero lo que enseña la historia es la importancia del amor, la unión y destaca que, a pesar de todo, cuando amas a alguien hay que estar presente", reflexionó Legarreta, que dobla a la tía Cora.

 

"El mensaje es de libertad, dejarnos guiar por nuestro espíritu y que es que no importa la edad ni el sexo, es posible alcanzar tus sueños cuando te entregas y luchas por ellos. Además el reflector a las nuevas generaciones, nos da mucho gusto que eso suceda", Erik Rubín, músico.