Artesanos de la "flor inmortal" luchan por sobrevivir contra la pandemia en Oaxaca

Piezas multicolor forman parte de los productos que ofertan los artesanos.

En San Antonino Castillo Velasco, la familia Sánchez continúa con la tradición de trabajar con flores para poder realizar piezas únicas que permitan adornar desde una vivienda hasta un evento. Afirman que la pandemia les ha provocado serias afectaciones, pero a pesar de todo continúan con esta tradición. 

Pandemia deja saldo negativo

La pandemia de COVID-19 ha dejado un saldo negativo para todos los negocios que existen en la entidad oaxaqueña, pues las ventas se redujeron de manera drástica, lo que provocó que los artesanos detuvieran su producción, por lo que algunos optaron por dedicarse a otras actividades. 

Esta familia oaxaqueña no se rindió a pesar de las circunstancias, por lo que decidió continuar dedicándose a esta actividad de producción de artesanías. La familia Sánchez, en algún momento pensó en abandonar su producción, no obstante, optaron por continuar con sus actividades. 

Los eventos culturales o sociales representan para ellos uno de sus principales ingresos, pero ante las decisiones de los tres órdenes de gobierno de suspender las actividades y promover la reclusión, ante la pandemia de SARS-CoV-2, sus ingresos se redujeron, lo que complicó su situación económica.

De acuerdo con la mujer que encabeza la familia, el señor Sánchez ya no quería sembrar la flor, porque consideraba que no se iba a vender su producto, además sus hijas también querían trabajar en una tienda. Al final decidieron optar por continuar con su tradición.

 La tradición 

En San Antonino Castillo Velasco, municipio de los Valles Centrales de Oaxaca, se mantiene viva esta tradición de producir arreglos con flores, que representan un detalle alegre a los ojos, pero también una continuidad de las costumbres y tradiciones de este pueblo. 

La flor inmortal es el producto principal que utilizan para sus artesanías, es también conocida como la reina de las flores secas, además se le conoce como “siempreviva” o “flor de papel”. Lo increíble es que una vez recolectada tiene 30 años de vida. Cuando se toca se siente como si estuviera seca, pero son sus colores intensos los que lucen al mirarla. 

La Noche de Rábanos

La Noche de Rábanos se festeja cada 23 de diciembre, en vísperas de la Navidad y es una tradición que solo corresponde a la entidad oaxaqueña. Se realiza en el Zócalo de Oaxaca de Juárez y los artesanos creadores participan en las categorías de: rábanos, totomoxtle y flor inmortal. 

El año pasado, debido a la pandemia y a que Oaxaca entonces se encontraba en semáforo epidemiológico anaranjado, la Noche de Rábanos se realizó de manera virtual, algo inédito en el estado, pues no se había suspendido durante ediciones anteriores, pues fue en el año de 1897 cuando comenzó esta tradición. 

El primer certamen se realizó para estimular la floricultura y horticultura, tomando como base los puestos del mercado de vigilia de la Navidad, esta tradición permitió a los artesanos de San Antonino Castillo Velasco mostrar su tradición, pero la pandemia puso en pausa este evento. 

 

Para saber...

30 años de vida tiene la flor inmortal

23 de diciembre, fecha de la Noche de Rábanos

3 categorías tiene la noche de rábanos: rábanos, totomoxtle y flor inmortal

1897 surge esta tradición

2020 año en que se realizó la festividad de forma virtual