Más de 150 mil menores en Oaxaca obligados a realizar trabajos prohibidos para su edad

Violentados en sus derechos
Mario Jiménez Leyva Mario Jiménez Leyva

La informalidad es uno de los sectores donde niñas, niños y adolescentes están más vulnerados.

En Oaxaca poco más de 153 mil niñas, niños y adolescentes se encuentran obligados a la realización de trabajos no permitidos o peligrosos, en actividades prohibidas constitucionalmente para su edad.

La llegada de la COVID-19 y la falta de medidas gubernamentales para garantizar los derechos de la infancia y adolescencia podría haber agudizado esta problemática con consecuencias tanto en lo individual como en lo social.

Al presentar la Hoja de Datos Sobre Trabajo Infantil en Oaxaca realizada la Dirección General de Población de Oaxaca (DIGEPO), así como las organizaciones de la sociedad civil Sikanda, Campos de Esperanza y World Vision, detallaron que al 2019 la población de 5 a 17 años de edad en el estado era de 1 millón 33 mil 05 personas de las cuales el 15 por ciento (159 mil 661) se encontraban en condición de ocupadas con un 96 por ciento en actividades económicas no permitidas por la ley.

En la antesala al Día Mundial en Contra del Trabajo Infantil que se conmemora el 12 de junio, Ignacio Pareja Amador titular de la DIGEPO, Merry Ellison, agregada laboral de los Estados Unidos en México, así como Oscar Castillo, director General de Campos de Esperanza World Vision México, indicaron que el trabajo infantil en condiciones no permitidas o peligrosas ponen en riesgo la salud, educación y desarrollo de las niñas, niños y adolescentes.

Pareja Amador destacó que, basados en la información del INEGI del Módulo de Trabajo Infantil realizado en 2019, de la población que se encuentra en condición de ocupación no permitida, el 55 (83,747) está por debajo de la edad mínima y el 45 por ciento (69,807) en ocupación peligrosa. Del total de la población infantil en condición de ocupación no permitida (153 mil 554), el 18 por ciento (27 mil 655) no asisten a la escuela, indicó entre otros datos.

En su oportunidad Merry Elison, agregada laboral de los Estados Unidos en México, indicó que “desafortunadamente las estadísticas muestran que todavía hay mucho por hacer para proteger los derechos humanos y laborales de las niñas, niños y adolescentes”.

En todo el mundo -agregó- 160 millones de niños, niñas y adolescentes están en situación de trabajo infantil de los cuales 79 millones realizan trabajos peligrosos. Un incremento de casi 9 millones.  Los datos -enfatizó- sirven para tener un panorama general de la problemática a fin de plantear soluciones.

De su lado, Oscar Castillo indicó que aún falta conocer cuál ha sido el impacto real de la pandemia en los niños, niñas y adolescentes. Lo lamentable -abundó- es que las políticas públicas no consideran los efectos que se han presentado hacia este sector de la sociedad. “Prevalece una visión adultocentrista y sin consideración la participación de niñas, niños y adolescentes”.

Con la pandemia ha incrementado el riesgo del trabajo infantil. Esto tiene diferentes causas, cierre de empleos, de escuelas, la educación en modalidad virtual que impide que las familias continúen y los coloca en riesgo para el trabajo temprano.

 

Panorama

  • 160 millones de niños, niñas y adolescentes están en situación de trabajo infantil
  • 79 millones realizan trabajos peligrosos
  • 9 millones más