Centro Calpulli abre sus puertas para otorgar asesorías a falta de clases presenciales

CortesíaCortesía

Uso de cubrebocas y grupos con cuatro niñas o niños como máximo, los lineamientos para asesorías presenciales.

No es propiamente una escuela, pero con la pandemia el Centro Calpulli también tuvo que suspender sus actividades presenciales. Por la tarde, este espacio que se ubica en Lomas de San Jacinto, en la parte alta del municipio de Oaxaca de Juárez, abría sus puertas para hacer tarea con niños y niñas con problemas de semiabandono o de aprendizaje.

Durante estos 14 meses, los 90 alumnos de educación básica siguieron recibiendo asesorías, pero a distancia, las cuales se comenzaron a retomar esta semana para evaluar el nivel de aprendizaje o rezago por este método que depende de las herramientas tecnológicas y la disponibilidad de tutores en casa.

Con miras a que la siguiente semana puedan retomar las asesorías dos horas tres veces a la semana con grupos de cuatro preescolares, este martes comenzaron las evaluaciones.

El cofundador y coordinador adjunto del Centro Calpulli, Felipe Sánchez Rodríguez, informó que más que el aprendizaje que tuvo un niño o una niña se evalúa el método o forma de enseñanza.

“No les llamamos pruebas o exámenes sino evaluación, una que es recíproca, creando un mayor sentido al método de enseñanza y tomando en cuenta las circunstancias que vive el niño o niña en casa, si su mamá o papá trabajan, con quién se queda si vive en una familia disfuncional”, agregó.

Estos factores “influyen muchísimo en el aprendizaje y no sólo decir es un niño con bajo aprendizaje, focalizando en él la responsabilidad de la dificultad del desempeño escolar”, 

Y recalcó: “Queremos hacer esta evaluación para que niñas y niños vuelvan a socializar, porque no sólo son cabeza, sino también son cuerpo y emociones.

 Reactivación social

Retomar las asesorías presenciales significa también una reactivación social en la comunidad, porque posiblemente quienes tienen un menor grado de aprendizaje traen dificultades que se han vivido durante la pandemia.

Se pensó que sean dos horas por grupo de cuatro niños y niñas para que la madre o tutor tenga tiempo de volver a casa y no esté esperando en el patio o frente a las instalaciones de Calpulli.

Este Centro es una asociación civil que toma su nombre de una palabra proveniente del náhuatl, en alusión a los cuatro barrios o comunidades que conformaban la gran Tenochtitlan, con sus propios gobiernos y centros educativos.

Con el inicio de la pandemia, no lograron cerrar el ciclo 2019-2020 como acostumbraban, con una clausura y Guelaguetza. En el ciclo 2020-2021 las asesorías a distancia se mantuvieron para dar continuidad a los cursos de apoyo a tareas por las tardes.

“Se trató de poner las tareas en cuadernos y por mensajes que WhatsApp mandar tutoriales a manera de instructivos para guiar a niños y niñas en actividades pedagógicas hemos trabajado en estos diez meses”, explicó.

en la siguiente semana también se empezarán a evaluar a los escolares

un mes de asesorías, una pausa con vacaciones y reiniciar a finales de agosto, esperando que el ciclo sea normal y que la pandemia haya bajado, ya sea de forma escalonada

 

Asesorías

14 meses

90 alumnos de educación básica