Cuando el mundo te derrota: la victimización

CONSULTORIO DEL ALMA: CUENTA CONMIGO

¿Has sentido la sensación de que por más que brincas no alcanzas, o con ganas de tirar la toalla? En ocasiones pareciera que los astros se configuran en contra del individuo, digo los astros porque por regla general las personas colocan fuera de ellas aquello que provoca lo que les acontece, más aún si se trata de penas y desgracias.

Lucha o victimización

La fuerza de la naturaleza es imparable, en la vida no falta ocasión en la que recibamos sus consecuencias ya sea de manera positiva o negativa para nuestro acontecer, podría decir que sobre ello no tenemos dominio; sin embargo, una cualidad humana es saber encontrarle un uso. Podemos mencionar que dos polaridades de lo anterior las observamos en la actualidad, una de ellas de manera macro, en los logros científicos y tecnológicos de los que hoy gozamos; la otra de manera micro, donde el individuo se entrega al pesimismo ante aquello del mundo exterior que lo frustra y derrota.

La segunda polaridad la vivimos de manera acrecentada en lo que llevamos del siglo, en la pandemia conocida como depresión. La explicación a ella es hasta cierto punto sencilla, lo primero que surge a simple vista y que prácticamente toda persona sabe, es sobre la fragilidad del individuo contemporáneo a la frustración.

El paradigma del "amor y paz"

Si intentáramos marcar el inicio de dicha fragilidad podríamos decir que comenzó en los años sesenta, pero recibiría el reproche de que sería injusto con la época, pues del movimiento contracultural que estalló nos heredó el cambio de valores de los que hoy somos privilegiados y que además sectores que vivían en la opresión y el abuso como las mujeres, infantes, gays, las razas no caucásicas cobraron relevancia, a tal punto que hoy se sigue la lucha por erradicar el maltrato que han sufrido por milenios.

La revolución sexual, tomada de la mano del eslogan “amor y paz” fue para muchos una invitación a la entrega del placer, donde sexo, alcohol y drogas fue la amalgama perfecta. Dos discursos que influyeron fuertemente en el movimiento de los sesenta fueron el freudiano y el marxista. En el caso del primero, sus teorías sobre la sexualidad y la represión algunos las tomaron como estandarte de liberación, pues se relacionó que la represión a la que alude Freud es la misma que la social, por tanto, igual a mala.

Aclaración pertinente

En el caso de la represión que teorizó el creador del psicoanálisis, es un mecanismo que tiene como función resguardar al Yo de la fuerza incoercible que proviene del interior del alma, la cual busca a toda costa alcanzar la rebaja (la satisfacción). Pero en este punto entramos a un terreno oscuro de la teoría, más no así inexplicable.

Continuará el sábado…

¿Quieres saber más? Pide informes a los teléfonos 951 244 7006/951 285 3921 y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

No te pierdas el Curso radiofónico sobre La angustia, el único afecto que no engaña. ¡Escúchanos! Los viernes en punto del mediodía a través de Facebook Live a través de https://www.facebook.com/RadioUnivas.

[email protected]