Llegan las chicatanas: un manjar desde la lluvia de Oaxaca, para el mundo

Un manjar para todos aquellos que ya lo han consumido.

La temporada de lluvias ha comenzado en Oaxaca y con ellas un manjar ha llegado volando hasta distintas zonas de la entidad oaxaqueña; se trata de las chicatanas, insectos que pertenecen a las especies Atta mexicana y A. Cephalotes, que mezcladas con otros ingredientes, son una exquisitez para el paladar. 

Desde tempranas horas, niños, adultos y hasta personas de la tercera edad se dieron cita en la calle con una bolsa de plástico en la mano, con el objetivo de recolectar estas hormigas, que más tarde serán asadas en un comal y combinadas para poder realizar una salsa exquisita. 

La principal zona de consumo es la región Mixteca, que abarca los estados de Oaxaca y Puebla, pero ya es disfrutada en otros estados como Veracruz, Chiapas, Tabasco y la Península de Yucatán. 

Estos insectos también se consumen en otros países, tal es el caso de Colombia, en donde recibe el nombre de tzizim. Además, también es conocida como nucí, zompopos, cuatalata, sontetas, cachorras, chancharras, tepeonani, nacasma o zompope. 

Un insecto premonitorio

Según la creencia de algunas comunidades de la región Mixteca, la repentina aparición de estos insectos tiene un significado premonitorio, pues cuando se encuentran o aparecen estas hormigas coloradas debajo de un metate o fogón, es señal que la muerte ronda a la familia, principalmente si se encuentra un hormiguero debajo de la casa. 

De acuerdo con expertos, el consumo de chicatanas tiene beneficios para la salud, pues al consumir las chicatanas, se logra integrar a nuestro organismo gran cantidad de vitaminas A y E. Además, señalaron que no contienen colesterol y la cantidad de ácidos grasos es muy baja. 

El costo es alto

Estas hormigas voladoras se presentan durante la temporada de lluvias, en diversos puntos del país y su precio es alto. Un kilogramo de estos insectos llega a costar hasta mil pesos, lo que representa un gasto oneroso que muchas veces no permite a ciertos sectores de la población conocer su sabor. 

Estos insectos poseen un aspecto rojizo, llegan a medir dos centímetros y medio, además de ser inofensivas. Por lo regular buscan una fuente de calor o de luz, donde suelen concentrarse, aprovechando las lluvias para buscar alimento y refugiarse en la humedad de la tierra. 

Los habitantes oaxaqueños destacaron que la cantidad de insectos que se observan actualmente, son menos en comparación con años anteriores, pues su presencia se ha reducido conforme el avance del tiempo. 

Proceso de preparación 

El proceso para preparar la chicatana varía de acuerdo a la región del estado en que se cocine; además, también existen variaciones de acuerdo a los distintos estados del país. Algunas personas las colocan en agua con sal y las dejan 30 minutos o una hora; posteriormente las tuestan en un comal de barro.

Cuando las chicatanas se encuentran en el comal, se extienden y con una pequeña pala de madera se mueven con discreción, hasta que poco a poco se van tostando. El consumo puede ser una vez que ya están tostadas, como si se tratase de semillas de calabaza. 

Otras personas prefieren realizar una salsa con chile serrano o costeño, mismo que también previamente tuestan y después los muelen con estas hormigas voladoras, lo que le da un sabor especial, atractivo al paladar. 

El consumo de esta salsa de chicatana se realiza desde acompañada de una tortilla, hasta con carnes asadas, pescados, verduras, entre otros platillos que se adaptan de forma versátil a este sabor. 

Lo importante de este complemento alimenticio es que las familias se reúnen en torno a la mesa, como si se tratase de una fecha especial y sin duda lo es, pues estos insectos solo se presentan en temporada de lluvias.

1,000

Pesos cuesta un kilo de chicatanas

2.5

Centímetros llega a medir este insecto

 

Estados donde se consume

  • Oaxaca
  • Puebla 
  • Veracruz
  • Chiapas
  • Tabasco 
  • Yucatán


Forma de consumo

Tostadas en el comal
En salsa