La topada del Santísimo, parte de la celebración en Suchiapa

René AraujoRené Araujo

René AraujoRené Araujo

El sol no da tregua y la emoción se “enciende”. Es martes 1 de junio: día de la topada del Santísimo Sacramento del Altar en Suchiapa. Todos tienen un mismo punto de encuentro a las orillas del pueblo; la fiesta ha iniciado; la danza del Calalá está en marcha desde el primer grito-rugido del tigre Nambusheli.

Después de nueve días de estancia en el rancho La Esperanza -de donde son los encargados este 2021-, el vicario retorna al pueblo acompañado del segundo baile (la danza del Calalá se divide en dos grupos: primera y segunda cabeza). Por la mañana la danza del primer baile se traslada al lugar, suscitando un encuentro entre la gente que acompaña la reliquia. A la imagen la han adornado con flores de mayo; mujeres se ofrecen para llevar el camarín entre sus brazos, otras cargan velas crespas y más flores; hombres, mujeres, niños se integran a la romería. La pandemia no los ha detenido.

Mientras avanza la romería, los tigres se acercan por parejas al Santísimo para reverenciarlo. Los demás se organizan por grupos para contar con periodos de descanso. Algunos danzan parados, con ritmos semejantes a los que realiza el Gigante en algunos momentos de la danza. Conforme la romería se acerca al pueblo de Suchiapa, pequeños grupos se incorporan para acudir a la ermita. Son personas que ofrecen velas al Santísimo y se hacen acompañar por familiares y amigos, ha documentado Yolanda Palacios Gama en el libro El Santísimo como Encanto. Vivencias religiosas en torno a un ritual en Suchiapa.

El recorrido toma varias horas del día, pero la manda es llevar la reliquia hasta la ermita en donde aguarda más gente y hay comida y bebidas para todos. El bullicio crece, la sana distancia es menos perceptible, el fervor y júbilo son aún más visibles. El número de danzantes se confunde.

Luego de entregar el vicario en el altar. Se disponen a convivir entre los ofrecimientos y un breve descanso. Los cohetes y las bombas anuncian al pueblo que el Santísimo ya se encuentra en casa y qué hay días de fiesta y danza.