Presenta Juan Vásquez Escamilla su libro "Servando Buenaventura o el Mensajero"

Lo que empezó como un murmullo se ha convertido en una cascada imparable. El libro “Servando Buenaventura o el Mensajero” ha recibido muy buena acogida en Oaxaca, en México, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Nos dimos a la tarea de buscar al autor, hombre que ha sido colaborador en las páginas de NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca a lo largo de muchos años.

-Díganos, don Juan, ¿de qué trata el libro?

-Es la intrahistoria de Oaxaca, la fundación, el origen de lo que hoy somos y la visión de la espiritualidad que durante milenios generó una de las culturas más antiguas y maravillosas de la tierra.

-¿Aquí, en Oaxaca, empezó parte de la cultura de la humanidad?

-Sí, en Oaxaca. La ciudad fue fundada hace miles de años, pero nuestro origen como pueblo lo encontramos en Teotitlán del Valle.

-¿En Teotitlán del Valle, Tlacolula?

-Así es: La intrahistoria nos lleva de la mano por varios hechos notables que, incluso, escritores de la talla de Fray Francisco de Burgoa, narran: “Teotitlán, al pie de las montañas… fue su fundación antiquísima, siendo su origen haber venido del cielo, en figura de ave, en una luminosa constelación, llegando los indios a poblar este puesto, denominado Xaquija o Teotitlán” y agrega: “y con todo no he hallado noticia con apariencia de verdad, de la primera venida de esta nación ni del origen de sus Señores de donde se infiere que eran antiquísimos…”

-No se conoce mucho a Teotitlán como “Xaquija”, no es muy común…

-Así es, en realidad Xaquija significa “Constelación Celestial”. Lo que hasta hoy era una narración que se creía leyenda encuentra sus fundamentos, sólidos, en eventos históricos e intrahistóricos. El hecho también es citado por José Antonio Gay: “En esta altura recibía culto el ídolo principal de los indios zapotecas. Suponían éstos que su Dios les había venido del cielo en forma de ave, acompañado de una luminosa constelación, nombre que dieron al templo edificado en su honor. Según las tradiciones, en aquella cumbre se dejaba ver la divinidad en medio de truenos, no sólo de los sacerdotes, sino de todo el pueblo, articulando en formidable son, palabras confusas que se escuchaban en muchas leguas a la redonda, pero que solo eran inteligibles para ciertos ministros”.

-Es decir, ¿primero fue la fundación de Teotitlán y mucho tiempo después, la de la ciudad de Oaxaca?

-Ese es un error histórico. Nuestra intrahistoria nos lleva por otra dirección. Oaxaca no se fundó a partir de la conquista del valeroso pueblo azteca, ni en la época de la fundación de Monte Albán, como algunos eruditos, de buena fe, han señalado recientemente. La fundación de la ciudad de Oaxaca fue milenios antes, cuando lo que ahora son los Valles Centrales eran un lago. Burgoa dice “entraban (las aguas) se rebalsaban porque no tenían corriente ni desagüe, hasta que se le hizo cuatro leguas más abajo hacia el sur, y verdaderamente es manifiesto el testimonio, porque todo el terruño, en distancia de siete leguas es todo arenisco, y cenagoso…”. La comunicación era mediante canoas y la incipiente ciudad se fundó originalmente a los pies del cerro del Fortín, en sus lomas, precisamente donde ahora se encuentra el templo del Carmen Alto.

-Muchos no van a aceptar esa visión.

-Así es. Lo que nos han contado hasta ahora es la visión occidental, el cómo se imaginan que sucedieron esas fundaciones. No es así. La intrahistoria de Oaxaca es mucho más rica de lo que se pueden imaginar quienes solo se limitan a ver la historia desde el ámbito occidental, como nos lo han contado durante los últimos 500 años. Parafraseando a Boaventura de Sousa, "cuentan nuestra historia sin nosotros". Nada dicen de la riquísima narración oral de los pueblos originarios, protagonistas de una epopeya que sucedió miles de años antes de lo que estiman algunos estudiosos. Lo mismo ocurre con los asentamientos, las poblaciones y las ciudades que fueron fundadas antes de lo que sospechan quienes se han adentrado en esas lides, tratando de sortear los misterios que se les presentan. Como dijo Fray Servando Teresa de Mier, es “La verdad prostituida y la buena fe burlada sobre el origen”.

-¿A dónde nos lleva el acercarnos a la verdad de la fundación de Oaxaca?

-No es nada más vanidad histórica. Es conocer nuestro origen y aquilatar a profundidad lo que somos, nuestras raíces, la visión originaria de los tiempos, de nuestra cultura y cosmovisión.

-¿Su antiquísima visión del cosmos?

-En efecto, una visión de la dualidad, la Madre-Padre creadora, similar a la visión judeocristiana, pero más profunda, más sutil, más universal, más humana y al mismo tiempo, más espiritual y universal. Al final, como decía Unamuno, Dios, ¿es hembra o macho? Partiendo de esa visión inmemorial, Servando Buenaventura plantea: ¿Deben las mujeres seguir siendo soslayadas por el patriarcado instalado en la jerarquía romana? La jerarquía eclesiástica, que no iglesia, porque ésta somos todos. ¿Y los miembres de otros colectivos, por ejemplo, LGBTQ+? ¿No son hijos de Dios? Para Servando Buenaventura, cura e hijo de cura, que siempre respetó sus votos, eterno enamorado de Acacia Teneré, una chica oaxaqueña, cuyos orígenes están en Tehuantepec, la doctrina del amor fue impuesta a sangre y fuego y ayudó, o toleró, en lo general, el despoblamiento del territorio, sin olvidar que murieron un 90-95 % de las personas de esa época. Debe repensarse la tarea de la jerarquía en función a las personas, a la gente, no para servir a algunos eclesiásticos. ¿Por qué dejar de lado las teologías del pueblo, de las mujeres, de género y el feminismo, la indiana, y la de la liberación, entre otras, como parte integrante de la doctrina católica en todo el mundo? Exigimos un clero católico incluyente, abierto a todes, respetuoso de todes, que se funde realmente en el amor incluyente. No basta con que los curas se sienten en la mesa de los ricos a hablar de los pobres. Es mucho lo que hay que hacer en ese sentido.

-Grandes temas, sin duda. ¿Dónde podemos comprar el libro?

-En Amazon.com, en la siguiente liga: https://amzn.to/3wwjujr

-Muchas gracias y mucho éxito.

-Muchas gracias a NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca.