El día que México declaró la guerra a tres países

Aunque a lo largo de los años México se ha mostrado respetuoso al no intervencionismo del Estado ante conflictos extranjeros, nuestro país no siempre respetó dicho principio, como ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial.

Las hostilidades iniciaron el 13 de mayo de 1942 cuando el buque petrolero denominado Potrero del Llano fue hundido por un ataque alemán. El submarino U-564 lo atacó a las 23:55 horas según la bitácora de la nave. Uno 35 marinos iban en esta embarcación y fallecieron 14. Transportaba 46 mil barriles de crudo.

Para el 20 de mayo, el submarino U Boot- alemán U- 196 tipo IX atacó al buque petrolero Faja de Oro en el estrecho de Florida entre Key West y Cuba.

La razón de dichos ataques obedeció a que México vendía petróleo a Estados Unidos, lo que no convenía a las potencias del Eje, motivo por el cual los submarinos alemanes amenazaron a los buques mercantes de México, advirtiendo que esta actividad podría tener consecuencias.

La protesta

La embajada de México en Suecia presentó una protesta, pero Alemania se negó a recibirla e Italia y Japón no contestaron. Mediante un ultimátum se exigió que se reparara la agresión, pues de no hacerlo, se tomarían acciones pertinentes. El plazo fue el 21 de ese mismo mayo.

Luego de 6 días de espera, el presidente de la república, general Manuel Ávila Camacho, solicitó al Congreso formalizar el estado de guerra, el cual fue aprobado el 28 de mayo de 1942, por lo que México le declaró la guerra a las naciones del Eje: Alemania, Italia y Japón. Brasil y México fueron las únicas dos naciones de América Latina que participaron en esta contienda.

De acuerdo con el historiador Íñigo Fernández, investigador de la Escuela de Comunicación de la Universidad Panamericana (UP), entre junio y septiembre de 1942, fueron hundidos otros cuatro buques mexicanos: el Tuxpan, Las Choapas, el Oaxaca y el Amatlán.

Durante un tiempo las fuerzas mexicanas se limitaron a la defensa de las costas californianas, pero Estados Unidos habría presionado para que se mandara una "fuerza simbólica" al campo de batalla.

 

Escuadrón 201

El gobierno mexicano determinó enviar a un escuadrón aéreo profesional integrado por 300 hombres: el Escuadrón 201, el cual recibió entrenamiento durante más de un año en un campo aéreo de Texas.

Al final se conformó un grupo de 36 pilotos donde sólo 16 fueron organizados en cuatro escuadrillas de cuatro elementos cada una y el resto eran de reemplazo.

El 2 de mayo de 1945, en punto de 06:00 de la mañana, en la Base Aérea de Porac, Pampanga, Filipinas, las llamadas "Águilas Aztecas" se alistaron en tres filas para escuchar el toque de bandera y, por primera vez en la historia de nuestro país, el lábaro patrio fue izado por una unidad militar mexicana en territorio extranjero, en medio de un conflicto armado.

El Escuadrón tuvo su primera misión el 7 de junio de 1945 a bordo de aeronaves P-47 Thunderbolt que posicionaron bombas para deshacer armerías en Luzon, la isla más grande de Filipinas.

Durante junio destruyeron armerías, centros de reunión, edificios, vehículos, naves y bases militares.

A las "Águilas Aztecas" les fueron acreditadas 96 misiones de combate, de las cuales 45 se consideraron de alta eficacia en el número de impactos acertados al blanco, además de un total de 1,966 horas de vuelo.

Al Escuadrón 201 también se le atribuye la baja de 30,000 soldados japoneses, en tanto que perdió cinco hombres durante las acciones en el Océano Pacífico, pero no fueron derribados, sino sus fallecimientos se debieron a causas como exceso de velocidad, fallas en el sistema, o gasolina insuficiente, o mal clima con malas condiciones de visibilidad. Uno más falleció en un hospital militar debido a una enfermedad contraída en Luzon.

Tras los lanzamientos de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki por parte de Estados Unidos, entre el 6 y 9 de agosto de 1945, Japón se rindió a las fuerzas armadas aliadas el 14 de agosto, e hicieron lo mismo los otros dos países del Eje, con lo que México finalizó su participación en esta contienda.