Agente municipal de Bahía La Ventosa posterga solución al conflicto del basurero

El Ayuntamiento de la ciudad eroga entre 40 y cien mil pesos por depositar la basura en el sitio ubicado en La Ventosa.

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Luego de 20 días del cierre del basurero por un grupo de inconformes con el agente municipal de Bahía La Ventosa, este viernes el Ayuntamiento porteño, lejos de asumir lo mandatado por la Ley Orgánica Municipal, optó por postergar el conflicto que mantiene en vilo a la población porteña por el acumulamiento de basura en todos los rincones de la ciudad.

Por conducto de Irán López, presidente municipal interino, la administración ofreció encauzar la realización de una asamblea extraordinaria para elegir nuevo agente municipal.

Sin embargo, la Ley Orgánica Municipal no contempla esa figura legal para la sustitución de agentes municipales. El artículo 78 de la normatividad establece que los agentes municipales pueden “ser removidos a juicio del Ayuntamiento en cualquier tiempo por causa grave, que se calificará por acuerdo de las dos terceras partes de los integrantes del Ayuntamiento, llamándose en su caso a quienes acrediten ser suplentes; y en ausencia de suplentes, el Ayuntamiento designará a los sustitutos”.

Y aunque la Ley no especifica cuál se considera “causa grave”, Oziel López Jacinto es señalado por un sector de la población ventoseña por diversas irregularidades, entre éstas venta de predios tanto en la población como en el cementerio. 

La demanda central de los manifestantes que cerraron el basurero desde el 2 de mayo, es el reconocimiento de María del Rosario González Aquino como agente municipal. De acuerdo con la mujer, ella fue electa en una “asamblea popular” realizada en abril pasado. Ha detallado que en esa asamblea, los ciudadanos ventoseños destituyeron a Oziel López Jacinto.

Ayer por la tarde, en conferencia de prensa y ante José Luis Villalobos, representante de la Secretaría General de Gobierno (Segego), Irán López anunció que el Ayuntamiento podría encauzar la realización de una asamblea extraordinaria para la elección del nuevo agente y subrayó que debía cumplirse un procedimiento, el cual no explicó, en un lapso de entre cuatro y cinco días.

Sin embargo, la propuesta no fue suficiente para abrir de inmediato el basurero municipal; María del Rosario González Aquino indicó que llevaría la opción ante sus simpatizantes y serían ellos quienes evaluarían la posibilidad de abrir el sitio. Hasta el cierre de esta edición, la asamblea de inconformes no había decidido, por lo que el acceso al tiradero permanecía impedido tanto a camiones oficiales como a particulares. 

Entre tanto, González Aquino rechazó que su movimiento sea patrocinado por algún candidato o partido político. “En Oaxaca tenemos que bloquear, hacer marchas, cerrar para que nos hagan caso, para que nos volteen a ver, pedimos que se nos reconozca, que nos pongan más atención”, lanzó la mujer.

La ciudadana ha recibido el respaldo de integrantes de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y de una parte de locatarios del mercado Ignacio Zaragoza, representados por Oswaldo Castillo. Además, uno de los candidatos a la presidencia municipal se apersonó en el acceso al basurero.