Reabre IAGO con exposición de trayectoria del artista Carlos Franco

Carina PérezCarina Pérez

El diseñador Carlos Franco, en su estudio.

Hay diseños que siempre se quedarán en la imaginación, otros que olvidará la memoria colectiva. De esos que se quedaron grabados con una impronta indeleble son los que salieron de la creatividad de Carlos Franco, responsable de los carteles, carteleras, folletos y publicaciones editoriales de cuatro espacios que marcaron el pulso de la vida cultural de la ciudad. El Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO)reabrirá sus salas de exposición con esta muestra titulada "No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente".

La exposición mostrará el trabajo de varias etapas; la primera del 2001 al 2011, para espacios como el IAGO, el Cineclub El Pochote, el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y el Centro de las Artes de San Agustín, espacio para el que diseñó algunos carteles hasta 2016.

Los impresos que compartirá el diseñador, quien trabajó para estos cuatro espacios fundados por el maestro Francisco Toledo, marcaron un parteaguas y son testimonio tangible de la efervescencia cultural que tenía Oaxaca, hace dos décadas. 

Desde programaciones mensuales de cine, presentaciones de libros, actividades especiales y catálogos fueron tema para estos carteles, así como el diseño de El Comején, publicación de distribución gratuita que diseñó dirigido por Elisa Ramírez.

"Fue un gran aprendizaje”

En entrevista, Carlos Franco compartió que para él era un sueño y privilegio formar parte de estas creaciones: “Cuando entré al IAGO a hacer mis prácticas descubrí la biblioteca -que fue mi Google de ese entonces-, y comencé a ver libros de diseño y de diseño editorial, de carteles, comencé a identificar ciertas estructuras de los diseños y tomaba referencias. Fue un gran aprendizaje”.

Carlos Franco recuerda aquellos años, cuando aún no se migraba a lo digital totalmente: “Estaba limitando técnicamente, era armar una estrategia para resolver cada cartel. Escaneaba una imagen, la pegaba en una hoja y le sacaba fotocopia; era un proceso artesanal y agradezco la transición de resolver técnicamente algo. Ahora hay muchas herramientas que facilitan el trabajo, pero lo importante es que sean las herramientas y no la tecnología la que determine la forma de resolver las cosas”.

En su quehacer le tocó trabajar con varios directores de estos espacios, a algunos los invitó a colaborar con un texto para su exposición. El público podrá ver, a partir del jueves 13, toda la colección de impresos y textos de: Freddy Aguilar, Fernando Gálvez, Roberto López, Elisa Ramírez, Domingo Valdivieso y Daniel Brena. 

“Con ellos trabajé y conviví más. Es gente que admiro mucho. Sus textos acompañarán la exposición y Alejandro Magallanes, que es mi amigo, siempre que ha diseñado el cartel en las exposiciones que he tenido”. 

En ese trabajo artesanal, que llegó a manos de coleccionistas, Carlos Franco marcó su propio estilo y con cierta nostalgia recuerda que durante más de una década diseñó  impresos para los aniversarios, exposiciones y pláticas: “Me ayudó mucho que me dieron libertad para diseñar, yo generaba las imágenes y eso me dio chance de pensar cómo resolver todos mis proyectos; cómo generar contenido dentro de un cartel o un folleto”.

Considera que la oportunidad de crear todos estos diseños, en esos años, le permitieron ser parte de un movimiento cultural, una efervescencia que se añora, dice, porque además fue también una locura: “Recuerdo que los cuatro espacios tenían actividades los fines de semana, era mucha presión, pero me gustaba”. 

Una historia inolvidable

Uno de sus carteles favoritos es el de “No al Mc Zócalo en el Centro Histórico Patrimonio Cultural de Oaxaca. Me gusta mucho por la historia y fenómeno que provocó.  Me emocionó un montón. Al inicio imprimieron 50 o 100 en el primer tiraje, era una opinión pública solamente, luego el maestro hizo una tamaliza y después mandaron a imprimir más carteles… Ver toda la ciudad tapizada de carteles fue una gran emoción para mí, además de ver al maestro Toledo cargando el cartel y regalándolo en la calles. Fue bonito. Es una de las historias que más agradezco”.

Este y otros materiales conforman la exposición "No hay nunca prisa, aunque siempre es urgente", con la cual reabre el IAGO sus salas de exhibición. De acuerdo a las medidas emitidas por las autoridades sanitarias, reanudan de manera gradual sus actividades, a partir del jueves 13 de mayo.

Para ingresar a la exposición es necesario portar un cubrebocas, guardar la sana distancia y realizar toma de temperatura y limpieza de manos en la entrada. Las salas de exhibición tendrán un aforo limitado y estarán abiertas de 9:00 a 18:00 horas, al igual que el patio del IAGO. Las salas de la biblioteca continúan cerradas.

¿Cuándo y dónde?

Jueves 13 de mayo, en el IAGO, Macedonio Alcalá 507, Centro, Oaxaca.

El día 13 de mayo se realizarán micro-inauguraciones de la exposición (grupos de seis personas), con la presencia del artista en los siguientes horarios: 2, 4 y 6 de la tarde. Para participar tienes que rellenar el siguiente formulario: https://forms.gle/MxHHRwS82Gzj5XbT7