Reciclaje inclusivo, una apuesta por ayudar a las y los recolectores en Oaxaca

Bajo la premisa de que todas las personas deben de contar con condiciones dignas de trabajo, en Huajuapan de León, San Lorenzo Cacaotepec y Villa de Zaachila, municipios de Oaxaca, apostaron por el programa Reciclaje Inclusivo impulsado por Sikanda con el que las y los recicladores informales, conocidos en México comúnmente como “pepenadores”, dejaron la informalidad.

El trabajo con personas que viven alrededor del tiradero municipal ubicado en la Villa de Zaachila comenzó desde el 2009.

Uno de los proyectos que actualmente se aplica es precisamente el reciclaje inclusivo, cuyo propósito es promover los derechos humanos y laborales de las personas que trabajan en los basureros, explicó Edgar Sereno Cruz, Coordinador del proyecto reciclaje inclusivo, digno y productivo en Oaxaca.

Mediante convenios de colaboración lograron que las y los pepenadores fueran integrados de manera formal en la separación y clasificación de la basura, que forman parte de una de las cinco etapas dentro del proceso de recolección de basura (barrido, recolección, transportación, tratamiento que consiste en la separación e identificación de materiales, y disposición final).

Las y los pepenadores realizan una labor fundamental pues con ello disminuyen la contaminación del medio ambiente, prolongar la vida útil de los rellenos sanitarios, generar un ahorro a la administración pública por el servicio de confinamiento de residuos y reciclaje, e incrementan el porcentaje de reciclaje a nivel comunitario.

“Casi nadie quiere hacer el trabajo de identificar materiales que son susceptibles de reciclar, quienes lo realizan son los recicladores o pepenadores, sin embargo, lo hacen en condiciones insalubres, de falta de equipo, de seguridad, sin reconocimiento y sin recibir un salario justo”, indicó Sereno Cruz.

Tras sensibilizar a las autoridades municipal para un cambio de visión en torno a la basura, han logrado que contribuyan en el reciclaje inclusivo.

“Muchas veces se piensa que casi todo lo que se genera es basura, pero hay muchos porcentajes que pueden reaprovecharse, reutilizarse como lo orgánico”.

De acuerdo con Sikanda en Oaxaca, particularmente, se recolectan diariamente 1,635,716 toneladas de residuos.

No obstante, según el INEGI, sólo 56% de la población entrega sus residuos al servicio público, mientras que 35% la quema y el resto la entrega a otros basureros o tiraderos (INEGI,2015, encuesta intercensal).

La gestión de residuos representa hasta 15% del presupuesto municipal. En Oaxaca, de 570 Municipios solo 8 cuentan con rellenos sanitarios, el resto son tiraderos a cielo abierto.

Sikanda es una organización de la sociedad civil que tiene cinco áreas programáticas de trabajo que abarcan la sustentabilidad, interculturalidad, equidad de género, intergeneracionalidad y derechos humanos.