Ahorro de 633 mdp por refinanciamiento de deuda aprobado por el Congreso de Oaxaca

Durante el ejercicio 2020 cuando se llevó a cabo el refinanciamiento de la deuda pública de la entidad, aprobada por la 64 Legislatura del estado, el saldo total de los empréstitos descendió 4.4 por ciento, un total de 633 millones de pesos, al pasar de 14 mil 483 millones 500 mil pesos en el 2019 a 13 mil 840 millones 100 mil pesos en el 2020, de acuerdo al estudio Hablemos de deuda en los estados 2020, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El documento señala que de este total, 13 mil 840 millones 100 mil pesos corresponden al gobierno estatal y 10 millones 200 mil pesos a los municipios oaxaqueños.

La deuda pública de Oaxaca representa el 5.3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) a nivel estatal, menor que, por ejemplo, el estado de Chihuahua cuya deuda pública significa el 8.6 por ciento de su PIB; sin embargo, la deuda de la entidad representa el 18.2 por ciento de los ingresos totales del estado y el 71.3 por ciento de participación de sus ingresos federales.

Destaca que en 2020 se puede percibir una nueva dinámica de endeudamiento.

A pesar de la crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19, la deuda en los estados y municipios aumentó únicamente un 2 por ciento en términos reales en comparación con el 2019.

Este es un escenario atípico en comparación con otras crisis registradas en México como la de 1994 y 2009, en donde la deuda creció 45 por ciento y 20 por ciento, respectivamente.

Manifiesta que si se analiza por separado el crecimiento de las obligaciones financieras de estados y municipios, se observa que a partir del año 2012 se presenta una divergencia entre las tendencias de crecimiento de los dos ámbitos de gobierno.

Mientras que la deuda municipal se ha estabilizado e incluso reducido, la deuda de los gobiernos estatales y sus organismos ha crecido durante ese mismo periodo.

Banca múltiple

De tal forma que del total de la deuda subnacional registrada al cuarto trimestre de 2020, los gobiernos de las entidades federativas, junto con sus respectivos organismos, concentraron el 93 por ciento (593,812 millones de pesos), mientras que los municipios y sus organismos alcanzan el 7 por ciento (43,463 millones de pesos) del total de la deuda subnacional.

Esta proporción se ha mantenido relativamente constante desde 2005.

Añade que la banca múltiple o banca comercial es el principal acreedor de los gobiernos subnacionales en México, con una participación del 63 por ciento del saldo de las obligaciones contratadas por estos gobiernos al 31 de diciembre de 2020.

En segundo lugar se encuentra la banca de gobierno (principalmente Banobras) con una participación del 33 por ciento, mientras que en tercera posición, con un 3 por ciento se encuentran los tenedores de emisiones bursátiles.

Al cuarto trimestre de 2020 las cuatro entidades federativas con el mayor saldo de deuda pública fueron la Ciudad de México (87.7 por ciento), Nuevo León (85.2 por ciento), el Estado de México (50.5 por ciento) y Chihuahua (50.8 por ciento).

En este periodo los saldos de 21 entidades federativas aumentaron en términos reales, registrando los mayores incrementos: Yucatán con 99.7 por ciento, Jalisco con 33.8 por ciento y San Luis Potosí con 25.8 por ciento.Las mayores reducciones se presentaron en los estados de Querétaro con -29.7 por ciento, Tabasco con -18.1 por ciento y Sinaloa con -12.9 por ciento.